Sex33
Abrirán un polémico café donde harán sexo oral
Sex33

Un empresario suizo inaugurará sucursales en Ginebra y Londres. Recibió apoyos y críticas. 

La idea se le ocurrió a un empresario suizo: un local exclusivo para hombres donde bellas mujeres les practiquen sexo oral. Pero no es un prostíbulo, ni un privado, sino un café: mientras el cliente bebe su cappuccino, una señorita hará su trabajo.

El Fellatio Cafe tiene fecha de apertura: el 5 de diciembre en Ginebra. Y Bradley Charvet, su impulsor, está buscando local para llevar su proyecto a Londres, donde ya encendió la alarma de las autoridades.

“Tomar tu café mientras te relaja una maravillosa anfitriona no es un sueño”, anuncia el sitio web del Fellatio Cafe. Y explica los tres pilares del negocio: “Un buen café: seleccionado por expertos. Corto o largo, cappuccino o ristretto, a tu gusto. Una fellatio: para acompañar tu café, ¿qué mejor que una indulgencia practicada por “desnatadoras” profesionales? Y, la cuenta, por favor: por la modesta suma de 60 libras, estás listo para un buen día de trabajo”.

No se venderá alcohol, pero sí pastelería y sandwiches. La “carta” del bar, que estará disponible en iPad, permitirá elegir al mismo tiempo el café y la señorita que lo acompañará. Charvet asegura que su proyecto no es sexista y que están planeando “un servicio para las consumidoras femeninas”. “No se preocupen, damas, nosotros también creemos en su disfrute”, asegura.

Bradley Charvet, creador del Fellatio Cafe (Twitter)

Bradley Charvet, creador del Fellatio Cafe (Twitter)

La llegada del Fellatio Cafe desató posiciones encontradas en Ginebra. “Estoy a favor del libre comercio. Hay que ser inventivo para reconvertir hoy nuestros cafés. Ya sabés lo que va a pasar en este, después de todo es como los clubes swinger”, le dijo a un diario local Helena Rigotti, la dueña de un bar del casco antiguo de la ciudad, donde se ubicará el nuevo emprendimiento. El consejero municipal Jean-Charles Lathion en cambio fue crítico. “¡Es de mal gusto! Especialmente en esta área, donde los comerciantes luchan por sobrevivir y reinventar sus marcas. Sólo va a disuadir a otros”. Desde el Ayuntamiento, explicaron que todavía hay cuestiones por resolver para habilitar el café. “Este tipo de establecimiento debe respetar la práctica de que en Ginebra el sexo no aparece en las vidrieras y que se debe informar a la Policía del trabajo de las prostitutas, como se hace con los salones de masajes”, explicaron sus voceros.

Y en Londres, donde planean instalarse en la zona de Paddington, también hay críticas. Según difundieron algunos medios, el Ayuntamiento de Westminster no estaría dispuesto a darle la habilitación. Es que en Gran Bretaña la prostitución no es ilegal pero sí lo es el proxenetismo, considerado un delito. Charvet dice que lo suyo está todo dentro del margen de la ley, pero reconoce que sus abogados están “trabajando” para conseguir el permiso que le permita abrir su novedoso café.

http://www.clarin.com/