Opinión
DILEMA ELECTORAL por @romanibarra
Opinión

Por: Román Ibarra

@romanibarra

 

La oposición venezolana está seriamente dividida, y enfrentada entre los partidarios de ir a votar, incluso en condiciones adversas como se sabe, y quienes no quieren participar, precisamente por no haberse conseguido las condiciones que, estando marcadas en la Constitución y la Ley, fueron violadas otra vez por el gobierno de Maduro.

Si hacemos memoria, habría que recordar que un error garrafal de la oposición fue haber abandonado el escenario electoral del año 2005, dejándole a Chávez y sus partidarios la posibilidad de llenar ese vacío, para copar con sus aliados todo el espectro parlamentario, es decir, la casa donde se hacen las leyes, y desde la cual, se designan los poderes que no requieren elección popular, como el TSJ; la Contraloría; la Fiscalía; la Defensoría del Pueblo, y el CNE.

Visto así, se le permitió a Chávez: militar, comunista y de conducta totalitaria, hacerse de todas las instituciones para moldearlas a su antojo, mejor dicho secuestrarlas, y convertirlas en sus feudos para hacer del Estado venezolano lo que quisiera, dentro del diseño del comunismo internacional, y el Foro de Sao Paulo, para saquearnos y arruinarnos.

Luego en el 2006, se retoma el sendero democrático, y aunque fuimos derrotados, comenzó un camino de sindéresis, y aciertos políticos como el triunfo contra la reforma constitucional propuesta por Chávez en 2007, y que finalmente alcanzó el cielo con el triunfo clamoroso del 6D/15, precisamente en las elecciones parlamentarias de ese año.

La inconsistencia para administrar ese triunfo nos tiene hoy divididos en extremo, y cometiendo errores impensables.

El gobierno ampliamente conocido por sus malandrerías y truculencias, no va a cambiar, salvo que le derrotemos ampliamente, y para ello no tenemos más camino que el electoral, pero hay que demostrar que en efecto somos mayoría, como antes se ha hecho.

No es posible que no hayamos podido armar un súper equipo para concitar la razón y la emoción del pueblo venezolano, especialmente en momentos en que la crisis creada por estos nefastos 19 años de (des) gobierno comunista y corrupto, tienen a toda la ciudadanía padeciendo las más grandes calamidades de país alguno en la tierra.

Por qué no fue posible escoger, o seleccionar a un candidato único de consenso para representar de manera unitaria a toda la oposición, y con él salir a recorrer el país y el mundo para presionar por la consecución de las condiciones electorales a las que el gobierno se niega de manera hostil?

Por qué tantos egos, y apetencias desmedidas en el seno del liderazgo opositor? Es que acaso las aspiraciones de esos ¨dirigentes¨ están por encima del interés nacional, y la necesidad de salir de este pésimo gobierno?

Falcón aprovechó el vacío que dejó la MUD; no tenía nada que perder. Si la MUD hubiera atendido el clamor de tantos que reclamamos que hubiera un candidato, hoy las cosas serían distintas; mucho se habría ganado con una vocería nacional e internacional denunciando al gobierno, y luego determinar si había posibilidades de participar, o no, pero absteniéndose sin dar la pelea, es incorrecto. Ningún mago va a resolvernos el problema.

En condiciones adversas fueron derrotados electoralmente Pinochet; Jaruzelski, y los Sandinistas: dictaduras todas sangrientas y crueles, de derecha, y de izquierda.

Aun hay tiempo de corregir y hacer el esfuerzo de participación, y no sentarnos a llorar y a lamentarnos por no haber hecho lo correcto.

Qué tal si decidimos participar, y con el amplio rechazo que tiene el gobierno logramos vencer? Es preferible abstenerse, que votar, vencer y que nos desconozcan? Que me roben el voto, pero no lo regalo!

Roman Ibarra

69 Artículos