Opinión
Llueve… pero escampa: Transgresión sin vaselina
Opinión

Por Miguel Yilales

@yilales

No hay acto más aberrante que una violación. Es que eso de obligar a alguien contra su voluntad y cuando se halla privado de los sentidos es sin lugar a dudas una vileza, una ignominia y una afrenta que, en algunas culturas y otras épocas, se cobraba con la castración del agresor.

Hay casos en que los conquistadores cobraban, con violaciones masivas, su premio en el conflicto, esto a la postre terminaba como crímenes de guerra. Las tropas nazis lo cometieron y los rusos, ni cortos ni perezosos, les devolvieron el agravio. Toda una tragedia humana.

Pero no es a ese tipo de ultraje al que quiero referirme sino al que se comente en nombre de una ideología para someter a los demás por medio del quebrantamiento de leyes, tratados, preceptos y promesas. Por supuesto que en esa materia, quienes se han apoderado de las instituciones en estos 18 años, se han convertido en peritos y expertos por su agresividad, procacidad y desprecio para con sus víctimas: los venezolanos.

Aunque pareciera que hay violados que están a la espera, casi como una especie de Síndrome de Estocolmo, de que llegue nuevamente el agraviador. Y ese debe ser el caso de quienes, sin rubor alguno, le declararon al país y al mundo, a través de los medios de comunicación, que nuestro espacio aéreo ha sido violado, solo en este año, más de 25 veces, por parte de aeronaves estadounidenses, con lo cual uno no sabe si catalogarlo en el renglón de violación o de prostitución.

La estocada final

Es que luego de las declaraciones, del señor con nombre ruso y cuyo apellido lo asemeja con Vito Corleone, en las que señalaba que en plena cumbre de los países no alineados, ocurrió la última incursión hostil a 123 millas náuticas, se comprende el porqué la alimentación, actual función a él asignada, está condenada al fracaso.

Sí desconoce lo más elemental para lo que supuestamente se preparó durante 4 años de estudios en la academia militar y en 32 años de carrera, que podemos esperar en un área en la que es un neófito, a menos que se incluya en su resumen curricular aquel desfalco alimentario, que la delincuente banda roja, le hizo a la nación con el Plan Bolívar 2000.

La displicencia de quienes están llamados a defender los intereses de la nación y garantizar su seguridad, no puede ni debe ser emulada por los millones de venezolanos que aspiramos un país más democrático y de ciudadanos.

No nos podemos sentar a esperar a que los irresponsables que echan por tierra el estado de derecho y la justicia, los que propician la destrucción de la salida electoral y las demás instituciones que constantemente violan la constitución, continúen con el abuso.

Sí sabemos que estamos frente a unos déspotas que no creen en la justicia y que les importa un bledo la legalidad, debiéramos tener una respuesta por cada pestilente movimiento rojo, que siempre constituirá un atropello y una transgresión sin vaselina, en vista de lo cual causa desazón que quienes dirigen a la oposición hayan sido lentos para reaccionar frente al estupro electoral que es el cronograma para el Revocatorio.

Este es el momento de dejar de lado las medias tintas y dar una respuesta, Política y de Políticos (con P mayúscula), en rechazo al abuso. Hay que rebanarles el poder, paso a paso, a quienes están ahí apoltronados, para que luego de quitadas las capas externas lleguemos al corazón, como si de una cebolla se tratase, y le demos la culinaria estocada final.

Llueve… pero escampa

Miguel Yilales

27 Artículos