Regionales
Otro cierre vía a Duaca por falta de agua
Regionales

Las madres, y los padres también, del caserío La Nica, en los límites de los municipios Iribarren y Crespo, tuvieron otro amanecer amargo este viernes cuando al levantarse se percataron de que, una vez más, no tenían agua ni para el aseo y mucho menos para el cafecito.

En pocos minutos se pusieron de acuerdo y luego de un “ya está bueno de mamadera de gallo”, decidieron llamar la atención cerrando la carretera que une a Duaca con Barquisimeto.

Con troncos de árboles y restos de bloques cerraron la vía a las siete de la mañana, impidiendo en ambos sentidos el tránsito automotor.

José Camacaro, uno de los vecinos, explicó que anteriormente les llevaban agua en cisternas, pero cuando Enmohca colocó la tubería para traerla de Barro Negro, Duaca, hasta los nuevos edificios de Yucatán, comenzaron los problemas.

“Nos programaron dos horas diarias dos días a la semana, pero, además de que no abren la llave por completo por lo que sale muy poquita agua, a veces no sale nada por las llaves”, afirmó.

“La gente de Enmohca vino y nos metió un poco de mentiras; nos pintó pajaritos muy bonitos, que todo iba a ser de maravilla, pero ahora no tenemos agua ni por cisterna ni por tubería, sobre todo en la parte alta de La Nica”, dijo por su parte una ama de casa que se identificó sólo como Angelina.

Al sitio del cierre llegó un contratistas de Enmohca quien le dio algunas explicaciones, entre ellas la de que se habían dañado dos pozos de Barro Negro, pero no pudo convencer a los participantes en la protesta para que reabrieran el paso de vehículos.

Camacaro y otros de los habitantes del sector le insistían en que mientras no abrieran la llave de paso y les llegase agua, continuarúan en el lugar.

Pero la información que circulaba en el sitio era la de que el encargado de esa apertura llegaría a las cuatro de la tarde, cuando le corrrespondía, de acuerdo a las instrucciones que tiene de la empresa dependiente del ministerio del Ambiente, ahora llamado de Ecosocialismo y Aguas.

“Somos 187 familias que estamos sufriendo por la falta de agua, además de que en la escuela tuvieron que suspender las clases y en el ambulatorio la atención a los pacientes por la misma causa y no hay quien nos resuelva el problema”, expresaba otra de las vecinas.

Aunque atribuían la responsabilidad a Enmohca por la falta del vital líquido, algunos pedían la intervención de la gobernación, o de la alcaldía, para resolver la siuación.

“Lo que queremos es volver a tener agua, no nos importa si es Enmohca, o la gobernación, o la alcaldía, lo que nos importa es que nos manden agua, y suficiente, no por gotas como lo están haciendo actualmente”, dijo otra en voz alta.

¿Y qué culpa tenemos nosotros de que esta gente no tenga agua; tienen su derecho a protestar, pero los que sufrimos las consecuencias somos quienes trabajamos haciendo transporte de artículos que perdemos tiempo en esta cola”, se quejaba un camionero que iba con destino a Aroa con una carga.

Mientras tanto, quienes venían o iban hacia Duaca o Barquisimeto en transporte colectivo no tenían más remedio que caminar, cruzar los obstáculos y abordar otras unidades para continuar sus viajes.

Sólo se permitía el paso a aquellos vehículos que transportaban personas enfermas, entre ellos las ambulancias.

Luis Monagas, secretario político regional de Primero Justicia, uno de los afectados por el cierre, calificó la protesta como “producto del mal gobierno que estamos padeciendo los venezolanos.”

Dijo que con la falta de agua y otros servicios indispensables para cada familia se está atentando contra su dignidad.

“Es que, además, de acuerdo a lo que vemos a diario, no está en el ánimo del presidente Maduro resolver los problemas que confronta el pueblo venezolano, como el desabastecimiento de alimentos, de medicina, de gas, de agua, y la inseguridad que nos acosa en todas partes”, indicó el dirigente.

Poco antes del mediodía, luego de varias negociaciones, la comunidad retiró los obstáculos y la circulación de vehículos se restableció en ambos sentidos.

“Pero si nos fallan volvemos a cerrar la carretera”, se le escuchó a una de las vecinas.

Fuente: ELIMPULSO.COM