Reporte 33
“Para Maduro será igual de trágico el RR en 2016 o 2017”
Reporte 33

Por Sofía Torres

Trino Márquez sostiene con plena convicción que el referendo revocatorio debe realizarse en 2016,sin embargo, no considera una catástrofe que se efectúe en 2017, porque para ese momento la gente, lejos de responder con frustración y desesperanza, reaccionará de forma más combativa: irá a votar.

El doctor en Ciencias Sociales indica que otra alternativa era esperar las elecciones regionales este año, las municipales en 2017 y las presidenciales en 2019, pero la magnitud de la crisis económica aceleró el tiempo electoral.

Insiste en que si Maduro pretende ganar tiempo al retrasar el proceso referendario, la derrota será aún más contundente: podría obtener 10 millones de votos en contra, que incluirían a “la inmensa mayoría opositora”, “el chavismo descontento” y “el chavismo disidente”.

Al hablar de un nuevo gobierno, Márquez asegura que si no llega a ser de unidad nacional, al menos deberá ser de amplitud para adquirir una base de legitimidad.

Desconexión con las bases populares

Venezuela está en una situación muy particular. Por un lado el gobierno ha devenido en un gobierno impopular, aislado nacionalmente y que se apoya en dos columnas centrales: la Sala Constitucional del TSJ y las Fuerzas Armadas. Pero hay una desconexión total con las bases. Chávez logró un alto apoyo popular,no se lo atribuyo a su carisma, que indudablemente lo tenía, sino al reparto discrecional de los recursos.

La conexión se rompió. A partir de 2013 cayeron los precios del petróleo, se reportó un descenso de 75%y a eso se le agrega la ineficiencia gubernamental y la masiva corrupción. La mayoría de los chavistas ven a Nicolás Maduro como un heredero que no tiene peso propio, que no tiene credenciales políticas ni liderazgo para presidir la revolución bolivariana.

La MUD ha asumido la dirección correcta desde 2006, cuando volvió al carril de la lucha electoral; desde ese momento ha ido acumulando fuerzas. Hay una curva de crecimiento desde hace 10 años. El mayor triunfo fue el de las elecciones parlamentarias, cuando 8 millones de electores se pronunciaron a favor de la alternativa democrática, que obtuvo dos tercios de la Asamblea Nacional. Esta victoria es la culminación de un largo camino.

El 6D fue una campanada para el régimen, porque este no cree en la democracia y se traga las elecciones como un purgante. Antes las promovía porque navegaba en la popularidad y la abundancia financiera, ahora no.

Hoy hay un desconocimiento por parte del gobierno hacia el parlamento y un desconocimiento más importante, el de la Constitución, que ordena en sus primeros artículos y exposición de motivos que Venezuela es una república. Una república está dominada por tres conceptos básicos: la independencia de los poderes públicos, el equilibrio y la colaboración entre ellos. El Ejecutivo se ha colocado de frente a la Asamblea Nacional para torpedearla.

Siempre el camino electoral

La oposición no se ha alejado de la vía electoral. Había otra alternativa, esperar las elecciones regionales en 2016,  las municipales en 2017 y  las presidenciales en 2019. ¿Qué pasó? el ritmo de la crisis económica es de tal magnitud que el tiempo electoral se tuvo que acelerar. Era muy difícil explicarle a la inmensa mayoría del país que había que esperar estos comicios para hacerle un cerco constitucional al gobierno.

La salida más expedita sería la renuncia de Nicolás Maduro, pero no es factible, el mismo Presidente lo hace saber. Otra opción es una enmienda constitucional para reducir el periodo presidencial, aquí se encuentra el obstáculo insalvable de la Sala Constitucional del TSJ. También existe la posibilidad de declarar la vacante del cargo, una salida igualmente  improbable. Ha ido quedando la del referendo revocatorio.

Hay sectores que piensan que lo más conveniente es esperar que el curso institucional siga su línea y vayamos a elecciones de gobernadores, alcaldes y presidente. Tengo serias dudas de que esa línea se cumpla, porque tenemos un gobierno que atenta diariamente contra la Constitución. El CNE dice que cuenta con el sistema más automatizado y moderno del mundo, y ese mismo sistema ha podido realizar en el pasado tres eventos electorales simultáneamente y varios en un periodo de seis meses. ¿Por qué no las hacen?, porque no quieren someterse a  derrotas consecutivas.

Otro cuadro

Estoy convencido de que el referendo revocatorio hay que hacerlo en 2016, pero no creo que sea una tragedia que se realice en 2017. La repuesta de la gente no va a ser la frustración sino una respuesta combativa: ir a votar. ¿Cuál será el cuadro? Probablemente voten más de 10 millones de personas contra Maduro, de esa manera ¿qué presidente podría asumir el mando sin tomar en cuenta a la oposición? Esos 10 millones incluirían a la inmensa mayoría opositora, al chavismo descontento y al chavismo disidente. El chavismo disidente pertenece a ciertos grupos como Marea Socialista y el descontento, a la gente que trabaja en algún cargo público, se beneficia de alguna misión, entre otras.

No es que Maduro va a poner a Cilia Flores, Tareck El Aissami o cualquier otro de sus lugartenientes, esa no es una mirada realista en febrero o marzo de 2017. ¿Qué ministro de la Defensa se le va a parar firme a un presidente que no ha sido electo popularmente y que ha sido designado por un señor que obtuvo 10 millones de votos en contra? ¿Dónde quedaría la representatividad de esa persona que asuma como designado la Presidencia?

Si comenten la locura de postergar el revocatorio para el año que viene, creyendo que están ganando tiempo, la derrota será peor. Y si el nuevo gobierno no es de unidad nacional, al menos debe ser de amplitud. Será la única forma de darle una base de legitimidad.

En caso de realizarse las elecciones regionales, otro escenario, la oposición podría conquistar 20 gobernaciones y la mesa quedaría servida para el referendo revocatorio.

En las condiciones actuales de América Latina, la fortaleza de un gobierno no se mide por el número de fusiles, ni el número de magistrados en el TSJ, sino por su representatividad;es allí donde este está totalmente disminuido, sin recursos y muy desprestigiado, tanto así que no puede asumir la Presidencia de Mercosur, las cláusulas democráticas que le aplica el organismolo descartan.

La economía y los militares

La única manera de resolver la crisis económica es resolver la crisis política. Hay que salir de este gobierno que tiene el control de la economía, los indicadores son determinantes: domina el 60 % de las importaciones y 96% de las divisas ingresan por el petróleo.

Venezuela es el país con la más alta inflación del mundo por tercer año consecutivo (2013, 2014 y 2015), este añoromperá todo récord histórico en materia de inflación anualizada: de agosto de 2015 a agosto de 2016 la inflación supera el 700%.

La crisis política no se resolverá porque el gobierno tiene un modelo estatista en la cabeza, intervencionista, basado en controles, confiscaciones y expropiaciones. Pareciera que la política económica se elabora en Fuerte Tiuna o en la sede del Sebin y no en los despachos correspondientes.

Se ha subordinado el modelo a la supuesta eficiencia de los militares, cuando los militares han demostrado ser el grupo más incapaz en el manejo económico de cualquier país y eso quedó demostrado en Venezuela y en el Chile de Pinochet.

1°de septiembre

La actividad programada para el 1 de septiembre es un acto legítimo: exigir revocatorio. Los militares no se comprometerán de manera acrítica a masacrar un pueblo; no lo hicieron el 23 de enero del 58, no lo han hecho y tampoco creo que lo hagan ahora. Hay que tener cuidado es de los infiltrados, hay que estar vigilante ante cualquier brote de violencia.

La gente necesita el RR para resolver la crisis política pero el RR necesita de la gente para darle calor de masa a la lucha política. Este problema no lo resolverán las élites ni de la oposición ni del oficialismo. No es una lucha elitista. Habrá una inmensa manifestación popular que llamará la atención de la comunidad internacional y demostrará la necesidad de una resolución pacífica, electoral y constitucional.

@soficarol21