Internacional
Un atentado golpea el norte de Bogotá cinco días después de las elecciones
Internacional

Un atentado contra una estación de Policía, que dejó un civil y dos agentes heridos, golpeó hoy un sector cercano al centro financiero de la capital colombiana, tan solo cinco días después de los comicios en los que el presidente Juan Manuel Santos fue reelegido con la promesa de la paz.

Según el último reporte difundido por el secretario de Gobierno de Bogotá, Milton Rengifo, el explosivo estaba compuesto por 500 gramos de pentolita y, aparte de los heridos, la onda expansiva afectó a ocho edificios residenciales, una iglesia, un centro educativo y una camioneta que circulaba por esa zona del norte de Bogotá.

Los dos policías y el civil que resultaron heridos en el atentado están fuera de peligro y se recuperan en clínicas de Bogotá. El más grave es uno de los agentes que, según el secretario de Salud de la capital, Giovanni Rubiano, presentó “lesiones en tejidos musculares en su pierna derecha”.

El ataque fue cometido contra un Centro de Atención Inmediata (CAI)de la Policía, en el Parque “Lourdes”, una zona residencial y comercial situada en el barrio Chapinero, uno de los más tradicionales de Bogotá.

Según fuentes de la Policía consultadas por Efe, un individuo captó la atención de los dos policías que atendían la pequeña estación atacada, mientras su cómplice colocó el artefacto que explotó hacia las 16.40 hora local (21.40 GMT).

Las autoridades no descartan “ninguna hipótesis” sobre la autoría del atentado, pero el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, apuntó a bandas que han convertido a este sector en uno de los principales centros de venta de droga de la capital.

“En la zona atacada hoy, la Policía ha realizado en lo corrido del año 120 capturas por tráfico de drogas”, dijo Petro en su cuenta de Twitter.

Richard, un comerciante del sector consultado por Efe, explicó que se escuchó un ruido muy fuerte: “Sentimos un estruendo que lo deja a uno sordo”.

Sobre uno de los policías heridos, Richard dijo que estaba ensangrentado y aturdido” y que, pese a no quedar inconsciente, “caminaba sin conocimiento y se caía”.

El atentado sucede tan solo cinco días después de la segunda vuelta de las elecciones en las que Santos, con la paz negociada con las guerrillas por bandera, venció con un 50,95 % de los votos a su opositor, el uribista Óscar Iván Zuluaga, que obtuvo el 45,00 %.

De hecho, el mentor de Zuluaga, el expresidente Álvaro Uribe, reaccionó al ataque por Twitter: “Terroristas presionaron a votar por Santos y ahora estallan petardos contra la Policía”, dijo al insinuar que las FARC podrían estar detrás del ataque.

Se trata del tercer atentado cometido en el mismo sector de Bogotá desde que Santos asumió la Presidencia de Colombia el 7 de agosto de 2010.

El primero fue el 12 de agosto de ese año, cuando un vehículo cargado con explosivos estalló de madrugada en el edificio de Caracol Radio, donde se ubican oficinas y diversos medios de comunicación, y que las autoridades atribuyeron a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El 15 de mayo de 2012, unos sujetos que las autoridades también vincularon con las FARC colocaron una bomba en el vehículo en el que se movilizaba el exministro uribista Fernando Londoño, quien resultó ileso, aunque dos personas fallecieron por el explosivo.

Meses después, en noviembre, las FARC y el Gobierno de Santos iniciaron conversaciones de paz en La Habana y desde enero de este año el Ejecutivo también mantiene diálogos exploratorios con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla del país. EFE