Sucesos
154 detenidos de Poliplaza continúan en huelga por no aceptar normas
Sucesos

Los 154 detenidos en los calabozos de la policía municipal de Plaza (Guarenas) cumplieron tres días en huelga de hambre, en rechazo a las normas impuestas por las autoridades de ese organismo policial, quienes suspendieron el ingreso de cigarrillos y café a las celdas.

Adicionalmente, los internos exigen visita conyugal y de niños, y traslados a los penales, pues consideran que “están cumpliendo penas en un espacio no acorde”. Eso dijeron durante una breve entrevista desde sus calabozos.

Cuando iniciaron la huelga de hambre el día lunes, a través de los familiares se informó una serie de peticiones para deponer su actitud.

A pesar de que este martes se realizó una mesa de diálogo entre las autoridades, un fiscal del Ministerio Público, el comité de familiares y voceros de los detenidos, no hubo acuerdos porque los reclusos se negaron a aceptar las normas internas de convivencia.

“Nosotros no podemos permitir el ingreso de cigarillos y café a los calabozos, puesto que una vez lo aceptamos y detuvimos a tres personas que intentaron pasar droga en las cajetillas. Igual hacían con el café, que diluían los estupefacientes en el líquido. Los detenidos deben entender que no se puede ceder ante sus pretensiones”, declaró el director del organismo de seguridad municipal, comisionado Richard Urbano.

En relación con los traslados, explicó que efectivaemnte tienen 45 cupos aprobados para llevar a los detenidos a tres centros de reclusión del país: Yare 1, El Dorado y Tocuyito.

Sin embargo, por problemas internos en Yare 1 (donde será enviado el grueso de los reclusos) los traslados están paralizados hasta que se normalice la situación.

“Para ese penal serán llevados 34 internos que ya tienen la orden y el cupo, pero no podemos avanzar hasta que haya autorización”, informó el jefe policial.

Dijo también que a El Dorado y Tocuyito van cuatro privados para cada uno. Solo esperan el cese de la huelga para realizar los traslados.

Los internos no confían en la explicación que ofrecieron las autoridades y dijeron que se mantendrán en huelga hasta que lo consideren necesario. Por el momento solo consumen agua y azúcar que llevan sus familiares.

Daivis Ramírez-El Universal