Sucesos
Adolescente de 16 años mató a otro de 17 en Vargas por una Canaimita
Sucesos

Un adolescente de 16 años asesinó a puñaladas a un amigo y vecino, de 17, porque la mamá de este no le canceló el dinero que le debía por la venta de la pantalla de una Canaimita.

El hecho ocurrió la noche del viernes en el sector Colinas de Ezequiel Zamora de Catia La Mar, estado Vargas.

De acuerdo con la información aportada por fuentes policiales de la entidad, el muchacho de 16 años hizo negocios con la mamá de su amigo y le vendió la pantalla de la computadora portátil.

Aunque la mujer acordó pagarle en varios días, tuvo que gastar el dinero en comida y mantener la deuda.

Por ello, el jovencito planificó atacar a su amigo en venganza por la falta de pago de su madre.

El día jueves fue a visitarlo y se hurtó unos zapatos deportivos de la casa. Al día siguiente en horas de la noche, volvió a la casa del amigo para simular pedirle prestados los zapatos que se había llevado.

Como el jovencito de 17 años no conseguía los zapatos, le dijo que buscara en la habitación de su mamá, pues seguramente los había dejado debajo de la cama.

El muchacho fue a revisar y cuando estaba agachado buscando, el de 16 años comenzó a apuñalarlo por la espalda en venganza por la deuda.

Un hermano de la víctima, de 10 años, que estaba en la casa en ese momento fue testigo del hecho y, aunque trató de pedir ayuda y neutralizar el ataque, no pudo y fue sometido por el criminal.

Minutos después de la agresión llegó la madre de la víctima y lo encontró agonizante en el baño, donde murió al rato.

Mientras tanto, el hermanito de 10 años, había sido llevado a la fuerza hasta la casa del homicida, donde fue rescatado por la policía que llegó al lugar gracias al llamado de auxilio que hicieron los vecinos.

El atacante fue detenido y confesó haber cometido el crimen por la deuda que tenían con él.

La madre del fallecido dijo que era el segundo de sus cinco hijos, y aunque no estudiaba, el muchacho trabajaba como pescador. Además, había estado detenido por robo en Río Chico y estuvo bajo régimen de presentación.

Dejó un hijo de un año y una jovencita embarazada.

En relación con el homicida, fue puesto a la orden de los tribunales para su proceso penal, y se supo que vivía con su madre.

Deivis Ramírez Miranda – El Universal