Sucesos
Aumenta la violencia contra efectivos policiales y militares
Sucesos

El asesinato de cinco funcionarios militares entre jueves en la noche y sábado en la madrugada deja nuevamente en evidencia el riesgo en que se encuentran los efectivos quienes en los últimos años se convirtieron en el blanco ideal de los antisociales que buscan despojarlos de sus armas.

Por: Carlos D’Hoy.

Con estas muertes se eleva a 65 el número de funcionarios policiales y militares asesinados en lo que va de año en la Gran Caracas.

El ataque más significativo ocurrido en los últimos días tuvo lugar el pasado jueves a las 7:10 pm en los alrededores de la estación del Metro de Palo Verde cuando el sargento segundo Ronald Palomo Ramírez (28), y el sargento primero Paolis Chacón (28) fueron sorprendidos por un trío de sujetos quienes les dispararon a la cabeza y torso con el objetivo de robarles las armas que portaban. En el ataque falleció Ronald Palomo Rodríguez, mientras que Paolis Chacón se mantiene luchando por su vida en el Hospital Militar de Caracas.

Ni siquiera la prevención

Al ser consultado sobre las acciones que están implementando para prevenir ataques, el comisionado Rafael Graterol señala que desde que se detectó esta tendencia se tomaron una serie de medidas preventivas entre las que se destaca que los funcionarios deben mantenerse en unidades de trabajo de al menos tres integrantes; también recomiendan a sus agentes no estar solos si se encuentran uniformados”.

Ademas los Polimiranda deben estar alerta, cuando les hacen llamadas solicitando nuestra presencia, “tenemos que verificarlas al enviar las unidades para evitar que los funcionarios sean emboscados”.

Por su parte, el director de la Policía Municipal de Sucre, Manuel Furelos prohibió el pasado 17 de abril a los efectivos de ese cuerpo de seguridad chatear o usar los teléfonos mientras están en la acalle “para evitar que sean sorprendidos”.

En esa oportunidad justificó que en la mayoría de los casos los funcionarios muertos y heridos fueron tomados por sorpresa, lo que evitó que reaccionaran de manera adecuada.

Más adelante el criminólogo Javier Gorriño, destaca que para los delincuentes el ataque a policías y militares se ha convertido en una materia de jerarquía, “y si el funcionario estaba armado, además de ganar jerarquía logra una pistola”.

En este sentido es importante destacar que aproximadamente 30% de los ataques, 23 asesinatos de 65 en la Gran Caracas, ocurrieron cuando los funcionarios se encontraban francos.

En estos casos el aspecto que toma en cuenta el delincuente es el estado de relativa seguridad que siente el funcionario, lo que lo hace bajar sus defensas mentales y lo convierte en un objetivo relativamente fácil de atacar.

Ejemplo de esta situación es que en la Policía Municipal de Guaicaipuro cuatro de los seis funcionarios caídos entre 2014 y 2015 fueron abatidos en momentos en que llegaban a sus hogares o salían de ellos; lo que muestra que deben estar particularmente alerta en esos momentos.

Fuente: El Universal