Sucesos
Capturan a implicado en homicidio del conductor de Ruta 17 en Barquisimeto
Sucesos

Luego de conocerse la noticia del asesinato de Jhonny Rafael Sánchez Arévalo, de 36 años de edad, conductor de un Ruta 17 de la línea El Cují, el pasado lunes en la mañana, los funcionarios de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Lara iniciaron las averiguaciones.

Por: Carlos Iván Suarez.

Ayer en la mañana, en una operación conjunta con los efectivos del Destacamento de Seguridad Urbana (Desur) de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), lograron la detención de un menor de 16 años de edad, apodado El Mono, quien está presuntamente, implicado en el homicidio del conductor.

El joven fue interrogado y explicó que en el hecho participaron dos sujetos más, junto a él, un muchacho de 20 años, quien responde al nombre de Reyes Ramón Martínez, alias La Yegua, y otro sujeto apodado Chino El Vigilante. Este último sería quien disparó contra la víctima con un chopo.  Las autoridades policiales siguen tras la pista de los dos evadidos y buscan el arma con la cual se cometió el crimen.

Cabe destacar que la aprehensión de El Mono se llevó a cabo en el sector Los Pinos de Cabudare, donde se encontraba escondido en casa de su familia desde el pasado lunes.

Hacinamiento persiste

Como han denunciado en varias oportunidades desde la directiva de Polilara, el hacinamiento abarrota los lugares de detención por diversos delitos en espacios muy pequeños, por lo cual se les viola los derechos humanos a estas personas.

En el Cicpc no escapan de esta realidad, ya que extraoficialmente se conoció que ahí tienen más de 300 detenidos, situación similar la que viven en la GNB, la Policía Municipal de Iribarren y la Policía Nacional Bolivariana, donde incluso, los privados de libertad, han manifestado estar en desacuerdo.

Al parecer, en las cárceles del país no han aceptado a los detenidos de ningún cuerpo de seguridad, supuestamente, porque los líderes negativos no lo permiten.

Fuente: El Impulso