Sucesos
Carta de un venezolano preocupado por la sociedad en que nos convertimos
Sucesos

Dos hechos que nos retratan como sociedad:

 

El día de (17-03-2015), ocurren dos hechos que retratan la sociedad en la que nos hemos convertido.  El primero, gravísimo, es el asesinato de tres personas en una cola en la autopista, una de ellas con siete meses de embarazo, porque se negaron a acatar lo que les ordenó un cortejo fúnebre de motorizados.  El segundo, y que me toca personalmente, es el intento de saqueo y destrozo de la tumba de mi abuelo, Dr. Gualberto Briceño Rossi y mi bisabuela Doña Benita Molinos de Borberg.   Mi abuelo fue un médico notable, alumno del Dr. Razzeti y cursó en París su especialidad de otorrinolaringología, dejó tres hijos bien formados y una limpia hoja de vida.  Ese fue su legado.  Mi bisabuela fue una recia mujer del campo venezolano y matrona de una familia donde los valores y el respeto eran una razón muy importante en la vida.

El punto en común que tienen dos hechos ocurridos el mismo día y en una misma ciudad, es que ambos están relacionados con la muerte.    El primer caso, es el asesinato de tres personas “por no acatar normas de un cortejo fúnebre” de quien sabe que calaña de ser humano.  El segundo hecho, es el intento de saqueo de una tumba para obtener restos mortales para ceremonias de brujería o santería.

Este culto a la muerte, este irrespeto a la vida, a la propiedad, esa carencia de dignidad, de sentido común, de suprema ignorancia es en definitiva nuestro retrato como sociedad.  Una sociedad enferma.  Quienes me conocen saben que trabajo intensamente, y  hoy (18-05-2015) no logro desviar mis pensamientos a otra cosa que no sea un total repudio a estos dos actos.

Mientras el Alcalde Jorge Rodríguez se ocupaba de la invasión americana, en su municipio ocurrían, el citado asesinato de tres personas y el intento de saqueo de los restos mortales de mi abuelo.

Gualberto Briceño Angola

@gualbriceno