Sucesos
Cicpc cree que atacantes del activista lo venían siguiendo
Sucesos

El asalto y breve secuestro del que fue víctima el excoordinador general del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), Marino Alvarado, en la noche del viernes no fue algo azaroso, sino producto de un seguimiento. Al menos así lo sospechan en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), organismo que se encuentra averiguando el hecho.

“Los funcionarios que están investigando el caso le comentaron a Marino que visto como ocurrió todo, lo más probable es que los sujetos le estuvieran siguiendo desde hace tiempo, porque uno de los tres hombres que participó en el crimen lo esperó sentado en la escalera casi en el mismo piso donde vive; es decir, no es que estaban viendo quién caía en sus garras sino que fueron por un objetivo”, afirmó Rafael Uzcátegui, actual coordinador de la agrupación.

El activista rechazó afirmar que el hecho tenga motivaciones políticas, aunque tampoco lo descartó. Sin embargo, sí aseguró que Alvarado fue colocado como objetivo para la delincuencia por altos funcionarios.

Uzcátegui confirmó que los tres sujetos, armados con pistolas 9 milímetros, interceptaron al activista cuando volvía de buscar a su hijo, de nueve años, del colegio y que amordazaron a ambos.

 

Con Información de: El Universal