Sucesos
Detenido escolta de Vielma Mora por sicariato
Sucesos

Un conflicto entre presuntas mafias del narcotráfico por 1 millón de dólares resultó en el homicidio de Rommy Fals Mercado y Jhonathan Del Valle González Mosquera en el estado Carabobo, quienes supuestamente formarían parte del Cartel de Cali.

El hecho llevó a los funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc de la entidad a investigar el caso. Las pesquisas los guiaron hasta Alister Omar Chacón Holguin, de 33 años de edad, quien actualmente desempeña funciones como jefe de escoltas del ministro de Comercio Exterior, José Gregorio Vielma Mora. La información policial reveló que Chacón Holguin colaboró en el asesinato al conducir el vehículo incriminado en el hecho.

Otro de los detenidos es Maikel Jesús Flores, de 26 años de edad, quien fungía como detective activo del Cicpc y al que se atribuye la planificación y cooperación en el delito de sicariato. El autor material del doble homicidio fue identificado como Pedro Nel Jiménez Caballero, de 33 años de edad, apodado Pepe, quien también fue aprehendido junto con Arnaldo Javier López Molina, de 29 años de edad, alias Nando, por supuestamente fungir como cooperador inmediato.

Flores habría sido el contacto que guió las acciones para que se ejecutaran los asesinatos en Valencia, en el interior de una clínica ubicada en Naguanagua. Por realizar esta acción criminal habría cobrado 70.000 dólares, indicaron las autoridades.

Según la información de la policía judicial, durante el procedimiento de aprehensión efectuado entre el Distrito Capital, Miranda y Carabobo, se recolectaron tres armas de fuego: una de marca Glock, modelo 22 de calibre .40 con su respectivo cargador; una pistola marca Tauros, calibre 9 mm, y una Beretta modelo 92FS, calibre 9mm.

El crimen. El doble homicidio de Rommy Fals Mercado y Jhonathan Del Valle González Mosquera se registró el sábado 30 de julio a las 5:20 pm en las instalaciones del Hospital Metropolitano del Norte. Flas Mercado había acudido al centro hospitalario para llevar a su esposa que se encontraba delicada de salud. González Mosquera acompañó a la pareja porque trabajaba para ellos como escolta. Mientras atendían a la mujer, los dos hombres se dirigieron al cafetín del edificio y fue allí donde varios individuos se aproximaron y les dispararon en reiteradas ocasiones sin mediar palabras y luego emprendieron huida. Las víctimas murieron en el sitio.

Arturo Guillén – El Nacional