Sucesos
Dos niños perdieron la vida al ser atacados en sus casas
Sucesos

En la morgue de Bello Monte, la mañana de ayer, coincidieron dos familias por casos similares. Ambas fueron a retirar los cadáveres de dos niños, de 13 años, que fueron asesinados: uno en Santa Teresa del Tuy y el otro en Caracas.

Por: Deivis Ramírez Miranda.

El primer caso fue relatado por José Luis Aguilar, tío de una niña que recibió tres impactos de bala en su casa, ubicada en el sector Dos Lagunas de Santa Teresa.

Explicó que a las siete de la noche del martes, cuando la mamá de la niña llegaba al inmueble, tres sujetos la sometieron y entraron con ella en empujones. La golpearon, pues buscaban a uno de sus hijos, un jovencito de 17 años, implicado en varios delitos y en el homicidio de una mujer hacía un mes. Por ese caso lo buscaban.

Los maleantes pedían saber dónde estaba, y en ese momento la niña salió del baño y la tirotearon por venganza. Luego se fueron.

La mujer pidió ayuda desesperada, y trasladaron a la niña hasta el CDI de la zona.

“Creemos que esos muchachos saltaron la cerca y entraron a la casa. Mi sobrina estaba muy mal”, relató el hombre.

En ese centro de salud no pudieron hacer mayor cosa por salvarla, así que a la familia le tocó llevarla al hospital de Ocumare, donde se enfrentaron nuevamente con la escasez de insumos y la desidia en materia de salud.

Esperanzados, buscaron una ambulancia y pagaron por trasladarla hasta el hospital de El Llanito en Caracas, donde la niña murió a las diez y media de la noche.

El tío de la niña no dudó en decir que al sobrino que buscaban los hampones (hermano de la niña fallecida) lo habían corrido de la casa hacía tres años.

La mala vida que llevaba el muchacho obligó a los familiares a tomar esa decisión.

“Tenemos tiempo que no sabemos nada de él, pero estamos pagando las consecuencias de sus actos”, dijo.

El cadáver de la niña fue registrado con el número 20 del mes de junio, al momento de ser ingresado a la morgue.

Ella estudiaba sexto grado en el colegio Ezequiel Zamora de Santa Teresa y era la capitana del equipo de voleibol.

Por este hecho, fuentes policiales indicaron que buscan a dos sujetos apodados “Chachito” y “Jordan”.

La otra familia enlutada por hampones es la de un niño, también de 13 años, en Caricuao.

Lo que se supo de ese caso, es que el niño estaba en su apartamento, ubicado en el bloque 46 de la UD-4, y fue atacado en su habitación.

Al parecer entraron a robar y lo sometieron cuando estaba jugando Play Station.

El agresor le propinó varias puñaladas y lo golpeó, según reveló el examen forense. Se robó la consola de video juegos.

Los familiares no ofrecieron declaraciones a la prensa, pues estaban en trámites para gestionar el retiro del cuerpo.

Sin embargo, a través de la fuente policial se conoció que un hermano del niño fue quien encontró el cadáver en la habitación, en horas de la tarde del miércoles.

Investigan si el niño le abrió la puerta a algún conocido, o si fue sorprendido.

Lo cierto es que las llaves de la casa estaban pegadas en una puerta.

Fuente: El Universal