Sucesos
Durante el asueto religioso hubo 79 ingresos de cadáveres a Bello Monte
Sucesos

Desde la tarde del lunes 10 de abril y la mañana de ayer, hubo 79 ingresos de cadáveres a la morgue de Bello Monte, según cifras aportadas por funcionarios del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf).

Una de los casos registrados fue el de Bethania Caridad Montilla, de 23 años, que fue asesinada la noche del sábado en el sector La Línea del barrio Unión de Petare.

La madre de la fallecida declaró la mañana de ayer en las afueras de la medicatura forenses capitalina, que la muchacha fue atacada por una pareja que la interceptó al salir de una peluquería de la zona.

Dijo que sabía quiénes habían cometido el crimen, pero que no los nombraría porque sería la justicia la encargada de castigarlos.

Sin embargo, les envió un mensaje contundente: “Yo sé quién eres. Mataste a mi hija luego de haber discutido. Le pido a la policía que investigue a fondo, y si necesitan que yo misma los lleve hasta donde están para que los capturen, pues lo hago”.

La joven recibió un disparo en la pierna y luego otro en la cabeza. Murió en el sitio, pues no hubo tiempo de llevarla a un centro de salud.

Trabajaba como vendedora de cigarrillos en Petare.

Otra de las víctimas de homicidio fue Luis Jackson Briceño Guía, de 37 años.

Lo mataron la tarde del domingo en el sector Caballo Mocho de Mariche.

Aunque los familiares dijeron no saber las causas, relataron que le dieron cinco tiros y falleció en el CDI de La Dolorita. Comentaron que el hombre había salido de su casa en la zona, a eso de las diez y media de la mañana, a comprar comida en un supermercado, y a las cuatro de la tarde les avisaron que lo habían herido.

Sin embargo, fuentes policiales reportaron que el hombre estaba tomando licor con un grupo de amigos en la calle principal del barrio, cuando llegaron varios sujetos armados que le dispararon solo a él y huyeron. Presumen que se trate de un ajuste de cuentas.

Vecinos del sector  fueron testigos del hecho y avisaron a los familiares, mientras funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) auxiliaron al herido y lo trasladaron al centro de salud, donde falleció.

Una cuñada identificada como Yamileth Santana, dijo que en el CDI les entregaron todas las pertenencias del fallecido, pues no le robaron nada.

Dejó un hijo y actualmente no tenía trabajo, pues antes era taxista y se había quedado sin vehículo.

“Lo único que pido es más seguridad, porque mataron a una persona tranquila y padre de familia”, dijo la cuñada.

Deivis Ramírez- El Universal