Sucesos
En segundo asalto mataron a un taxista en San Martín
Sucesos

Ulises José Jiménez, de 39 años, había sido atacado por hampones la semana pasada, cuando montó a varios sujetos en su taxi por La Candelaria.

Aunque uno de ellos, que estaba sentado en el asiento trasero, lo sometió y le colocó una correa cruzada en el cuello, él logró detener el carro en medio de la vía y zafarse.

Los delincuentes no pudieron robarlo ese día y huyeron.

Ulises siguió trabajando como taxista en Caracas, pese a que su esposa, Luisa Flores, le insistía que dejara ese oficio tan peligroso.

El miércoles salió temprano a trabajar, y mantuvo contacto vía mensajes de texto con su esposa hasta la 1:00 de la tarde.

“Ese día me fui a mi trabajo, porque yo soy psicopedagoga en un colegio que está en la avenida Rómulo Gallegos, y le dije que se llevara la comida que le había dejado en la nevera. Me dijo que sí, que pasara un feliz día”, relató la mujer.

El último mensaje de texto solo de Ulises solo decía la palabra “Amor”.

“Tuve un mal presentimiento con ese mensaje, él nunca me escribía solo eso. Ahí me asusté, pero mejor esperé que me respondiera”, relató Luisa.

Finalmente el taxista nunca llegó a su casa, ubicada en El Llanito. Por eso, la esposa se alarmó y comenzó a preguntarle a varios amigos por él, lo buscó en algunos sitios y nada.

El jueves llamó a su suegra y salieron juntas a seguir buscando. Visitaron hospitales y policías, y nada.

Cuando acudieron a la morgue de Bello Monte, la mañana de ayer, encontraron el cadáver de Ulises.

Lo habían ingresado la madrugada del jueves, procedente de San Martín, en una zona adyacente al Hospital Militar.

Los funcionarios le dijeron que había sido tiroteado y le robaron todas sus pertenencias. El carro no ha aparecido.

El hombre había sido paramédico en Rescarven hasta octubre del año pasado.

Agarró su Toyota Ávila blanco y se puso de taxista mientras conseguía un trabajo en su área. “Yo misma le hacía los currículos y este lunes iba para una entrevista. Ahora me mataron a mi papi”, lamentaba la mujer llorando.

Otros casos

A Orlando Medina, de 35 años, lo asesinaron en Los Jardines de El Valle, la madrugada del miércoles.

Trabajaba en el área de logística en una empresa de eventos y ese día llegó a la calle 13. Ahí lo atacaron y los hampones lo arrastraron desangrándose hasta la calle 14, donde murió. No le robaron nada.

También en esa zona, pero en la calle 10, mataron a tiros a Maikel Rodríguez, de 36 años, el jueves en la madrugada para robarlo.

Fuente: El Universal