Sucesos
Estudiantes cerraron vías por ola de robos y hurtos en la UCV
Sucesos

 

“Nos roban, nos matan y el gobierno no hace nada. No más inseguridad”. Estas fueron las consignas que gritó un grupo de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Ellos cerraron la intersección del semáforo de Los Ilustres e impidieron el paso por uno de los accesos que conduce al hospital Clínico Universitario porque desde el mes de septiembre han contabilizado más de 50 hechos delictivos entre hurtos y robos.

 

Hasler Iglesias, presidente de la Federación de Centros Universitarios, denunció que en los últimos 45 días se han producido 15 robos y hurtos. El hecho más reciente reportado al personal de vigilancia de la institución ocurrió este lunes, cuando un grupo de sujetos armados, sometió a 10 alumnos a las afueras de la Facultad de Farmacia y los despojaron de sus pertenencias.

 

El pasado 5 de marzo unos sujetos que pretendía llevarse un vehículo del estacionamiento de la Facultad de Ingeniería, fueron sorprendidos por los vigilantes. Los antisociales dejaron el carro y huyeron. “Los custodios no pudieron capturarlos porque estaban armados”, indicó.

 

En otro hecho suscitado hace dos semanas unos estudiantes fueron testigos, cuando un hombre sometió a otro grupo de alumnos. “Los que presenciaron el hecho frustraron el robo y quemaron el vehículo del hampón, quien se fugó”.

 

A la Facultad de Humanidades y Educación, hace un mes unos individuos ingresaron por el techo al área de profesores y se llevaron computadoras y otros objetos de valor.

 

El repunte de robos y hurtos en los últimos meses, obedece según Iglesias a los problemas de déficit presupuestario que enfrenta la casa de estudios superiores. “No hay dinero para contratar nuevos vigilantes, ni tampoco para adquirir equipos de radio transmisión. Asimismo, no hay recursos suficientes para comprar nuevos vehículos en aras de reforzar los recorridos de los custodios y para reparar los que están fuera de circulación porque están accidentados”, puntualizó.

 

Jorge Márquez, presidente adjunto de la FCU- UCV, informó que como consecuencia del tiroteo ocurrido en junio del año pasado, que dejó dos muertos en las instalaciones del Hospital Clínico Universitario, se acordó que funcionarios de la Policía Nacional patrullaran las adyacencias del centro educativo, sin violar la autonomía universitaria.

 

“Esos operativos se mantuvieron dos semanas y después los interrumpieron”, comentó Márquez.

 

Por su parte, Albert España, director de seguridad de la UCV, informó que el despacho que preside solo recibe mensualmente un dozavo de Bs 10 mil para gastos de funcionamiento. “Solo nos alcanza para costear material de papelería y comprar uno que otro repuesto”, dio España.

 

Agregó que solo dispone de un vehículo para hacer recorridos, pues tres están fuera de servicios por falta de repuestos.

 

“Tenemos personal en las tres entradas principales del campus que controlan el ingreso de peatones y vehículos. Seguimos trabajando, pero hay cosas que se nos escapan de las manos por falta de personal y de transporte”.

 

escrito originalmente por Natalia Matamoros en EL UNIVERSAL