Sucesos
Fiesta organizada por Pdvsa en La Vega terminó con 3 muertos
Sucesos

 

En una fiesta para celebrar el Día del Amor y la Amistad organizada por Pdvsa La Estancia en el sector Los Paraparos, en la calle Independencia de La Vega, resultó muerto Marvin Adrián Palacios Vásquez, de 24 años de edad, y 2 personas más de las que se desconoce su identidad. En el hecho 7 personas resultaron heridas.

Familiares de la víctima explicaron en la morgue de Bello Monte, que cuando la celebración terminó algunos jóvenes incluyendo a Palacios se quedaron en el sitio hasta las 5:30 am del domingo, cuando desde un callejón un hombre llegó disparando.

“El delincuente portaba un arma larga. Sin mediar palabras llegó al sitio donde estaban los muchachos y descargó el armamento contra todas las personas que se encontraban en el lugar”. Trascendió que todos fueron trasladados al Hospital Miguel Pérez Carreño, donde minutos después murieron Palacios y los otros dos jóvenes.

Palacios trabajaba como carpintero y dejó una hija de dos años. Sus familiares exigen justicia y piden al gobierno nacional que implanten políticas de seguridad que sean serias y efectivas.

Familiares afirmaron que Pdvsa La Estancia también realizó una celebración similar el viernes en la noche en otro sector de La Vega.

En El Valle. Tulio César Vilera Marrero, de 22 años de edad, resultó muerto el sábado en la madrugada en la calle 12 de Los Jardines de El Valle, cuando fue interceptado por delincuentes que pretendían robarle la moto. El joven se resistió y lo mataron.

Su tía Eliana Tovar, informó en la morgue que Vilera Marrero vivía en Valencia con un tío y había venido a Caracas a visitar a su abuelo para arreglarle una moto y a buscar otra que le había regalado.

“En el momento del hecho se encontraba cerca de la casa de su papá, recibió múltiples tiros en el cuerpo. Siempre veo casos de muertes por inseguridad en los medios de comunicación, pero jamás pensé que le pasaría a un familiar”, agregó Tovar.

La mamá de la víctima señaló que el problema de inseguridad que vive el país cada día se incrementa más, pues ella vive en Altagracia de Orituco en el estado Guarico y aseguró que allá la delincuencia está desbordada. “Necesitamos que el gobierno realice una OLP allá, los delincuentes están acabando con muchas personas indefensas como pasó con mi hijo”, dijo.

Vilera Marrero dejó una hija de un año de edad, trabajaba como albañil y carpintero mientras esperaba el título de bachiller que le otorgaría la Misión Ribas para ingresar a la universidad. Era el mayor de cuatro hermanos.

Fuente: Nora Canino – EL Nacional