Sucesos
Niño fallece al no poder ser operado del corazón
Sucesos

En el Zulia los padres con un niño que nace con una cardiopatía congénita (malformación del corazón) viven una lucha diaria contra el tiempo y las circunstancias. Ely Perozo, es la madre del pequeño Emiliano Perozo, un bebé que con solo un año y cinco meses falleció producto de una transposición de los grandes vasos.

Por: La Verdad

La madre aseguró en una entrevista a La Verdad que observa cómo continúan muriendo los menores en la espera de las operaciones y el Gobierno “no hace nada” para remediar la tardanza con las intervenciones.

Perozo relató que su pequeño ameritaba una intervención antes del mes de nacido. Se trasladaron hacia el Hospital Cardiológico Infantil Latinoamericano Dr. Gilberto Rodríguez Ochoa, en Caracas, donde solo le aplicaron un cateterismo y le pidieron esperar por su evolución. Meses después, obtener una cita nuevamente se hizo cuesta arriba. Tocaron las puertas de las instancias regionales, pero solo quedaron en promesas los planes de viajar de nuevo.

Recordó que en las noches el menor lloraba y cambiaba de color producto de la falta de oxigenación en todo su cuerpo. Recibieron el dinero suficiente un año después para operarlo en una clínica. El procedimiento se realizó en febrero de este año y solo seis días después Emiliano falleció. “No lo quería aceptar porque se veía sano”.

“Aún hay tiempo”

Casos como el de la familia Perozo llenan de temor a las madres que requieren de aportes mayores para salvar la vida de sus hijos. Rosana Rondón, es la madre de Emely Agudela de 10 años que padece de una miocardia hipertrófica en el ventrículo izquierdo. Contó que es una enfermedad asintomática que produce la muerte súbita y por ello necesita un trasplante de corazón de inmediato. Para su fortuna el hospital de Boston aceptó el caso, pero solo para apartar la cita requieren de 10 mil dólares. Hacen verbenas y potazos para comprar las divisas a precio de mercado negro y el objetivo se ve lejano.

Recalcó que necesitan la ayuda del Gobierno regional y nacional para conseguir los dólares y que se tomen las decisiones en este momento cuando “aún hay tiempo y los niños se pueden salvar”. Las madres de los 400 niños en el Zulia a la espera de una llamada del Cardiológico Infantil no saben el tiempo con el que cuentan porque el corazón de sus pequeños se describe como “dinámico” y aunque hoy están bien mañana pueden morir súbitamente.