Sucesos
Protestan en penal de San Antonio por traslado arbitrario de reclusas
Sucesos

Familiares de reclusas que cumplen condena en el penal de San Antonio, en la Isla de Margarita, realizaron este lunes una protesta a las puertas del lugar. Reclaman justicia, ya que acusan a la directora del centro penitenciario de trasladar a 17 reclusas de manera arbitraria.

La razón que se expone en los informes de transferencia es “mala conducta”. Explican los familiares que las privadas de libertad hicieron varias protestas por las agresiones de las que estaban siendo víctimas, pero el detonante fue que se desnudaron y cantaron el Himno Nacional para evitar que las maltrataran, lo que a su vez generó un castigo de 18 días continuos, en los que no le permitían ni bañarse, denuncian.

Angélica Neira, hermana de una de las víctimas,  dijo que exigen la destitución de Parra, porque, “está actuando por razones personales, porque yo soy abogada y estoy moviendo todo. Suspendía las visitas, las lastimaban, solo nos permitían llevarles un botellón de 5 litros de agua semanal”.

La medida de traslado importunó además a los familiares, porque ocurrió justo después de una visita de la ministra de Asuntos Penitenciarios, Mirelys Contreras, el 9 de septiembre, quien aseguró que el penal funcionaba sin problemas y que no se producirían cambios.

Sin embargo sucedió lo contrario, y el sábado 16 de septiembre 17 privadas fueron llevadas al Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), en Los Teques, estado Miranda; a Tocuyito, en Carabobo; Tocorón, en Aragua y a la Penitenciaría General de Venezuela, en San Juan de Los Morros, Guárico.

Régimen en entredicho

También Reinaldo Ramos, padre de una joven interna, dijo que su hija a pesar de tener una enfermedad delicada la trasladaron sin sus medicamentos, sin sus útiles personales, y sin considerar que tiene una niña de 7 años de edad. Además da fe de su buen comportamiento, pues daba clases a sus compañeros, hacía hermosas manualidades y colaboradora con todo.

“En 4 años nunca tuvo problemas. Ahora recibió 18 días de castigo. Gracias a la doctora Milka Olivero, de derechos humanos de los presos, que nos ayudó a que las sacaran y tenían escabiosis, anemia, fueron golpeadas, a una le pegó con la Constitución en la cara y le dijo que iba a ser un nuevo artículo con ella, y que está tranquila porque se está haciendo popular al salir en los mediosš.

Neira pide a la Ministra que entreviste a las mujeres que fueron sacadas de Margarita, para que sepa lo que está pasando. “Nosotros no tenemos recursos para trasladarnos fuera de la isla, siempre aceptamos las normas del penal hacia nuestros familiares, pero ahora por razones personales las maltratan y se las llevaron”.

Advierten además que adentro hay un gran temor a denunciar, “las tienen muy amenazadas, no quieren hablar, les leen las cartas, se las rompen, ayúdennos por favor a que esto se sepa”, pidieron los familiares a los medios, que exigen que sus familiares cumplan la pena donde el juez  lo ordenó, y advierten que con esta situación queda muy mal el concepto de régimen cerrado del sistema penitenciario, porque se supone que es de absoluto control y no de supuestas malas conductas.

El temor de los familiares es que al salir las privadas de libertad con informes negativos, se les dificulta el proceso judicial hacia su libertad, y varias iban a entrar en el Plan Cayapa que inició el 18 de septiembre en todo el país.

Ramos, mostró su angustia porque no tiene como viajar al estado Guárico a donde trasladaron a su hija.  “Se la llevaron un sábado y no fue sino hasta el martes que supimos que estaba bien, es más iba a Tocuyito y en el camino la cambiaron a Guárico, pero desde allí no hemos sabido más nada. Aquí todos nos ayudábamos, traíamos cosas a las internas que no tenían familiares, éramos un grupo de padres con mucha unión”, afirma y agrega Neira, tal vez hubo problemas como sucede en toda convivencia pero no mala conducta, “cantar el himno nacional no puede ser malo, es la canción que nos identifica, si en El Rodeo de donde ella viene era así, pues eso es otra cosa”.

Ana Carolina Arias- El Universal