Sucesos
Reducir la impunidad dará confianza a mujeres para denunciar violencia
Sucesos

Cuando han transcurrido 8 meses y 20 días de 2015 los homicidios de mujeres superan en 12 a los perpetrados el año pasado en la Gran Caracas. A muchos les llama la atención el incremento de esta estadística.

La respuesta a esa arremetida la tiene Odalys Caldera, ex funcionaria del Cicpc y fundadora de la División Nacional contra la Violencia de la Mujer y la Familia, en enero de 1999.

“El país no solo confronta una crisis económica, escasez de alimentos y medicinas, sino también sufre una crisis cultural y educativa por lo que la violencia se ha incrementado”, explicó. Se preguntó si en los planteles públicos y privados se está dando cumplimiento a los artículos 24 y 25 de la Ley sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y que está en manos de los ministerios de Educación y Deportes hacerlos efectivos. Los programas previstos en esos dos artículos deben funcionar desde el preescolar hasta la universidad en relación con la no violencia.

La ex funcionaria policial, que laboró durante 30 años en la policía judicial, hizo un análisis de los homicidios de mujeres y recordó que entre los años 70 y 80 no había agresiones contra la mujer con esa saña y ese odio desatados en los últimos años.

“Ahora hay asesinos perversos. El odio y la saña con los que actúan habla de la crisis de valores porque no se conforman con robar, sino que también asesinan”, afirmó.

A la vez llamó la atención sobre la necesidad de preocuparse por la generación de relevo, con el fin de que los niños que están creciendo no sean testigos de la violencia verbal o física contra las mujeres en su casa, ya sea la madre o cualquiera de las integrantes del grupo familiar.

Caldera recomendó que cada persona debe tomar sus medidas. “Cada familia tiene que esmerarse en la educación de sus hijos”, explicó. Cree conveniente que el Ministerio de la Mujer fije posición y le haga un seguimiento a los casos de los crímenes de mujeres.

Hizo énfasis en que el abuso sexual contra mujeres y niños, hembras o varones, se había reducido, pero hay un repunte importante de ese delito en la Gran Caracas que puede ocurrir durante el robo a una casa o en cualquier otro lugar.

Consideró que en la medida en que se dé respuesta a este tipo de violencia, las víctimas de hechos similares denunciaran. Recordó que hace años un aberrado cometió una serie de violaciones, lo llamaban el violador de La Lagunita. La publicación del retrato hablado de ese hombre en los medios de comunicación permitió la captura y además las mujeres agraviadas acudieron a la policía judicial a formular las denuncias.

Reducir la impunidad

“La crisis mas importante que sufre el país es de valores, es de educación. No solo se trata de denunciar los hechos de violencia intrafamiliar, sino de ver los resultados de las investigaciones”, expresó.

Para Caldera, debe dársele respuesta a los homicidios de mujeres para que se proyecte una imagen de resultados o, lo que es lo mismo, se reduzcan los niveles de impunidad. Así se le dará confianza a las féminas para que acudan a los organismos competentes a denunciar si han sido víctimas de violencia.

La ex funcionaria del Cicpc lamentó que los organismos oficiales no hagan públicos a través de los medios de comunicación las cifras de la violencia intrafamiliar. “Creen que eso es sinónimo de debilidad. Todo lo contrario, porque deben dar a conocer que hay organismos y ONG que reciben denuncias”, indicó.

Odalys Caldera aseguró que la violencia que sufre una mujer por parte de esposo o pareja debe ser denunciada para que los organismos actúen de inmediato. “Que no piensen las mujeres que el hombre va a cambiar de actitud. Toda la familia debe de ir a terapia en los casos de violencia. Donde no hay tratamiento habrá reincidencia”, dijo.

Advirtió lo que significa no denunciar al agresor porque conllevaría en un futuro a que la mujer muera víctima de esa violencia que no quiso exponer ante las autoridades.

 

 

 

Fuente: Sandra Guerrero – El NACIONAL