Sucesos
Sale a cenar con su familia y lo matan por un teléfono
Sucesos

La delincuencia acabó nuevamente con un inocente. El lunes a las 9.30 de la noche, Esdrubal Alejandro Villanueva Guerra, de 25 años, salió a un restaurant en la avenida 13A y 14 con calle 72 a celebrar que su padre y uno de sus hermanos habían llegado del exterior a visitarlo y que hace ocho días había nacido una sobrina. En el lugar, dos sujetos lo sometieron para robarlo, este se resistió a entregar su teléfono celular y lo mataron de un balazo.

Los familiares, los amigos y la novia de la víctima se acercaron a la morgue forense ayer en la mañana. Édgar Villanueva, padre de Esdrubal, quien llegó apenas hace siete días de Houston, Estados Unidos, contó que tenía cinco años sin ver a su hijo y que unos delincuentes lo mataron frente a él.

El hombre recordó que todos se reunieron en casa de Esdrubal, en el Bloque 34, edificio 2 de las residencias San Felipe, municipio San Francisco. “De allí salimos ocho personas en dos carros a cenar en la calle 72. Íbamos cuatro de mis seis hijos, tres sobrinos y yo”.

Los Villanueva  se estacionaron frente al local. Se bajaron, esperaron mesa y ordenaron lo que cada uno comería. Esdrubal recordó, de repente, que dejó en su Orinoco blanco unas pertenencias y le pidió a un primo que lo acompañara a buscarlas. Abrían el vehículo cuando unos desconocidos saltaron de un carro gris y les exigieron que entregaran los celulares.

El muchacho asustado se resistió a entregar el equipo y con la misma tiró a la carretera las llaves de su vehículo. En ese momento, los maleantes se enfurecieron y le dispararon en un brazo, pero la bala se desvió y se le incrustó en las costillas. Al primo se le cayó el teléfono y solo alcanzaron a quitarle su billetera.

Los delincuentes, al ver que Villanueva cayó herido se subieron a su carro y huyeron. El sobreviviente corrió por ayuda. Llegó hasta el puesto de comida rápida, les explicó a sus familiares lo sucedido y caminaron hasta donde agonizaba Esdrubal, lo subieron a un carro y lo trasladaron hasta la emergencia del Hospital Universitario.

Los médicos de guardia atendieron al baleado a las 10.30 de la noche y lo estabilizaron, pero el muchacho se complicó y a las 4.00 de la mañana falleció de un paro cardíaco.

 

(Con información de La Verdad)