Sucesos
Sujeto fue ultimado tras una pelea por un racimo de plátanos
Sucesos

A Luis Alberto Jiménez, de 38 años, le dispararon en el abdomen la mañana del jueves, cuando estaba haciendo un trabajo de herrería cerca de su casa, ubicada en la invasión Brisas del Ávila, detrás del terminal de Oriente.

 

El hombre murió en el hospital de El Llanito y la familia se enteró doce horas después, pese a que los médicos le dijeron que estaba recuperándose de la operación.

 

Luis Alberto había discutido hace un año con un sujeto apodado “El Deward”, quien le robó un racimo de plátanos verdes que tenía en su casa.

 

Eran vecinos, y se percató del robo cuando observó que “el Deward” hacía una sopa con la familia y sacó el racimo que le robó.

 

En ese momento discutieron fuertemente, y el vecino le lanzó unos disparos.

 

A raíz de eso, el vecino se fue del sector y, tras varios meses, regresó el sábado al barrio y se reunió con amigos.

 

La familia de Luis Alberto presume que fue “el Deward” quien lo asesinó, porque ya lo habían visto en la zona y hasta le preguntó a un niño del sector por él.

 

Dijeron que el cadáver fue ingresado a la morgue de Bello Monte y le asignaron el número 174 del mes.

 

Otro cuerpo que fue contabilizado en la medicatura fue el de Jhon Kelvin Aponte, de 26 años. Lo mataron en la avenida principal de Macaracuay, la noche del jueves.

 

Los parientes dijeron que era vigilante en el Hospital de Clínicas Caracas y en sus ratos libres hacía de mototaxista. Ese día estaba en su casa, y a las 6:30 de la tarde alguien lo llamó para hacer un servicio. Como no tenía moto fija, pues ya le habían robado dos, pidió una prestada y se fue.

 

Lo tirotearon en Macaracuay y no le robaron nada. La familia se enteró a las nueve de la noche.

 

De los 180 cadáveres que han sido ingresados a la morgue este mes, también figura el de Engerber Chirinos, de 18 años. Los deudos acusaron al Cicpc de matarlo, la tarde del jueves, en el sector El Guanábano de Las Adjuntas.

 

Dijeron que salió a botar la basura y lo sometieron los funcionarios. Recibió tres tiros: en las piernas y el pecho.

 

con información de EL UNIVERSAL