Tecnología
10 consejos para hacer deporte con apps y medidores de fitness
Tecnología

Entre los smartphones, los smartwatches y las pulseras cuantificadoras se han empeñado en levantarnos del sofá y que hagamos ejercicio, pero ¿Merece la pena usarlas? ¿Hace falta un accesorio cuantificador? ¿Bajaré esos kilos de más? A continuación os ofrecemos algunas respuestas sobre cómo usar aplicaciones deportivas y accesorios cuantificadores.

Llevo corriendo desde hace años. Es mi ejercicio favorito, así que esta pequeña guía está muy orientada a esa disciplina. No obstante, la mayor parte de aplicaciones deportivas cuentan con versiones o modos diferentes para hacer bicicleta, caminar u otros deportes más exóticos. Solo es cuestión de buscar.

Finalmente, también hay que dejar claro que en todos estos años no he encontrado ninguna aplicación que mejore los resultados que ofrece un buen monitor de carne y hueso. Sin embargo, las aplicaciones y cuantificadores tienen sus encantos si se usan bien.

¿Realmente sirven para algo las aplicaciones de deporte?

Sí y no. Todo depende de lo constante que seas. Sucede como con las dietas. Solo funcionan si las sigues y lo haces bien. ¿En el caso de las aplicaciones deportivas, la clave es que nos ayudan a organizar el ejercicio de una forma coherente. No vale de nada matarse a correr una semana y la otra no dar golpe. La clave está en la constancia, así que las aplicaciones se encargan de programarnos un calendario de actividades en función de unos objetivos generales como perder un poco de peso o prepararnos para una carrera popular de 10 kilómetros.

Aparte de organizarnos y recordarnos los entrenamientos, estas aplicaciones añaden un cierto componente de reto y de juego. Su efectividad depende del instinto de superación que llevemos dentro, y de que reservemos tiempo cada día (o día sí y día no) para hacer algo de ejercicio.

¿Qué aplicación elijo?

10 consejos para hacer (bien) deporte con apps y medidores de fitness

Hay muchas aplicaciones deportivas en función del tipo de ejercicio que quieras hacer, y no hay una que destaque sobre las demás. Todo depende de una única cosa: con cual te sientas más a gusto. Eso no lo podemos decidir por ti, así que nuestra recomendación es que instales y pruebes todas estas y cualquier otra que te recomienden o veas atractiva. Estas son nuestras favoritas:

  • Runkeeper: La aplicación y los entrenamientos básicos son gratuitos. Para los entrenamientos avanzados hay micropagos. Fácil de usar, y muy buena para programar entrenamientos. Su parte social es limitada y, una vez se comienza un entrenamiento, es complicado adaptarlo a cambios de agenda. Pese a ello, es excelente.
  • Endomondo: Posiblemente la más completa en cuanto a deportes disponibles y la que tiene un componente más social. A la hora de programar entrenamientos prefiero Runkeeper porque incorpora más objetivos, pero es cuestión de gustos.
  • Runtastic: Tiene versiones propias para otros deportes y, aunque son de pago, merecen la pena. Junto a Runkeeper y Endomondo son la trilogía básica de aplicaciones deportivas, sobre todo para corredores. Runtastic es la que está presente en más plataformas.
  • Nike Training Club (iOS y Android): Esta curiosa aplicación de fitness nos permite llevar la cuenta de ejercicios domésticos como sentadillas, abdominales o estiramientos. Si lo nuestro es hacer ejercicio de tonificación sin salir de casa es una buena opción para probar.

10 consejos para hacer (bien) deporte con apps y medidores de fitness

Cuál elegir depende de muchos factores. Si tienes un especial interés en competir con amigos, pregúntales cuál usan ellos para instalar la misma y agregarles, pero no te dejes cegar por esa tan buena que recomienda ese compañero de trabajo que corre maratones. Es posible que sea demasiado técnica, o sencillamente que no te sientas cómodo con la interfaz. Comienza usando una durante unos días o una semana. Después otra, y otra. Si tienes dudas entre dos, úsalas simultáneamente cuando vayas a hacer ejercicio para ver cuál te va mejor. Tómate tu tiempo, no hay prisa. La aplicación que elijas te va acompañar durante muchos kilómetros, así que procura elegirla bien.

Un último detalle. Si vas a utilizar un cuantificador de actividad, asegúrate de que los datos que recoge vayan a ser compatibles con la aplicación que uses. De lo contrario acabarás usando varias aplicaciones, y es un engorro.

Evita la monotonía

10 consejos para hacer (bien) deporte con apps y medidores de fitness

Esto no tiene tanto que ver con la aplicación que uses, pero es crucial. La monotonía es la primera causa de abandono. Si corres o vas en bici, cambia tu ruta todo lo que sea posible. La mejor manera de no hacer kilómetros de más es ir y volver por el mismo camino, pero cuando descubras una ruta circular que tenga la distancia que necesitas es bueno que la marques como favorita o la guardes de alguna manera para poder repetirla si te apetece.

A nivel musical, evita también correr con la misma música. Prueba a dejarte recomendar canciones por la aplicación que uses o simplemente escucha una app con función de radio. A veces es mejor correr en silencio. Da mucho en qué pensar.

¿Es necesario un cuantificador personal como un smartwatch o una pulsera?

10 consejos para hacer (bien) deporte con apps y medidores de fitness

Respuesta corta: No. Los cuantificadores sirven para llevar un registro de tu actividad diaria no estrictamente deportiva (pasos caminados, escalones, una estimación de las calorías que quemas y de si dormimos mejor o peor… cosas así). Sirven para hacernos una idea muy general de si hoy hemos hecho suficiente ejercicio físico suave o no. En ese sentido son un aliciente para intentar llevar una vida un poco más sana, pero poco más.

Por si fuera poco, muchas de esas funciones ya las tenemos en aplicaciones tipo podómetro que miden nuestra actividad cuando llevamos el móvil encima (o sea, casi todo el tiempo). Breeze,Life, o la propia aplicación de Salud de iOS y Android ya lo hacen. Si solo quieres cuantificar eso, es probable que tu smartphone ya lo haga.

La conveniencia de un pulsómetro

Un cuantificador personal empieza a tener más sentido si estamos siguiendo un entrenamiento y necesitamos medir nuestras pulsaciones para mantenernos en un rango adecuado. El pulsómetro es probablemente la única razón deportiva a día de hoy para pensar en un cuantificador. En este sentido, los cuantificadores son como un reloj tipo Polar, pero conectados a nuestra aplicación favorita y sin la necesidad de llevar una banda pectoral. Mientras tenga sensores de movimiento y pulsómetro, cualquier cuantificador puede darnos ese plus de utilidad. Si tiene GPS, por su parte nos permite prescindir del móvil cuando hagamos ejercicio.

Márcate retos

Por lo escrito hasta ahora ya podéis imaginar que soy un entusiasta de los programas de entrenamiento que fijan unos objetivos dentro de la aplicación. Cuando termino uno me marco otro, el que sea. La razón es que nos presionan un poco más para que hagamos ejercicio. Cada dos días, la dichosa notificación nos recordará que tenemos unos kilómetros por delante. Hacer entrenamientos libres está bien, pero para ello necesitamos una voluntad de hierro y también saber muy bien cómo nos estamos entrenando y cuál es nuestro objetivo. Un exceso de entrenamiento o uno equivocado es tan malo como no entrenar.

¿Qué pasa si pierdo un entrenamiento?

Absolutamente nada. La aplicación lo marca como no realizado y pasa al siguiente. Marcarse objetivos está muy bien, pero es importante no obsesionarse con este tema. Las aplicaciones deportivas pueden ser unas pequeñas dictadoras. No las dejes tomar el control más de lo necesario.

Haz ejercicio SIN gadgets

10 consejos para hacer (bien) deporte con apps y medidores de fitness

Al menos un día a la semana, sal a hacer ejercicio sin el móvil, ni la pulsera ni nada. Ni siquiera lleves lo que suelas utilizar para escuchar música. Vete a un parque y disfruta del sol, el aire y el sonido del mundo real (o del silencio). No te agobies pensando en el entrenamiento que hay que completar y disfruta de esa sesión libre.

La tiranía de una aplicación puede hacer que dejemos de disfrutar el ejercicio. Además, también puede llegar a condicionar demasiado la velocidad, el ritmo o las distancias que hacemos. Estamos tan pendientes de los datos que muestra el móvil que no escuchamos los indicadores que nos da nuestro propio organismo, que son mucho más fiables, De vez en cuando es bueno desconectar también de la propia aplicación para tener perspectiva.

Cuantifica lo que comes

10 consejos para hacer (bien) deporte con apps y medidores de fitness

Hacer deporte es solo una cara de la moneda de bajar peso o ponerse en forma. La cruz es vigilar lo que comemos para no pasarnos en cantidad o en (mala) calidad. Seguir una dieta es algo muy serio que debe estar siempre supervisado por un experto en nutrición. No obstante, aplicaciones como MyfitnessPal, LoseIt o Jawbone Up ayudan a llevar la cuenta de qué es lo que hemos comido exactamente. La app de Jawbone hasta permite escanear los códigos de barras de los alimentos para evitarnos el trabajo de teclear.

No se trata de obsesionarse con una caloría más o una menos, sino de detectar tendencias poco sanas de las que no siempre somos conscientes, como ese donut de chocolate compulsivo que acaba cayendo un día de cada dos cuando sales del trabajo. A veces basta con registrar lo que vamos comiendo sin pensar mucho en ello y simplemente revisarlo a final de mes. Siempre hay datos sorprendentes.

Diviértete

10 consejos para hacer (bien) deporte con apps y medidores de fitness

Si no te diviertes haciendo ejercicio, acabarás por dejarlo. De vez en cuando prueba a hacer un reto contra un amigo a través de la aplicación, o instala aplicaciones que conviertan la sesión de ejercicio en un juego como Zombies, Run!

Por otra parte, las aplicaciones deportivas no son entrenadores con años de experiencia y, lo que es peor, no te conocen. No saben tu historial de lesiones o si te gusta más una rutina que otra. Hasta que llegue el día en que nos conozcan tan bien que no necesitemos un entrenador de carne y hueso, procura hacerles el caso justo.

Fuente: Gizmodo