Tecnología
En Venezuela el internet presenta peliogroso atraso
Tecnología

Los derechos humanos en Internet no están garantizados de forma expedita en la declaración Universal de los Derechos Humanos, tampoco en las constituciones. Sin embargo, hay principios fundamentales, como el derecho la información, la libre expresión, la educación, que tienen en Internet un aliado poderoso para garantizarlos.

Esta es la apreciación de Ricardo Holmquist, Presidente de la Junta Directiva de la Sociedad de Internet (Isoc) de Venezuela, quien sostiene que en la actual realidad de la humanidad, totalmente interconectada, proteger los derechos ciudadanos a la información, pasa, por garantizar el acceso a la autopista de la información.

Pero Holmquist va más allá. Estima que no sólo se trata de accesos. Hoy en día, la sociedad requiere de conexiones veloces para poder soportar las necesidades de acceso que tienen los usuarios y que hoy en día son totalmente distintas a las de hace una década.

El consumidor de hoy descarga contenidos en video, ve televisión, realiza videoconferencias. Éstas, quizás son necesidades muy primarias, pero no menos importantes. Holmquist indica que la velocidad de acceso tiene hoy día implicaciones económicas, de desarrollo de la calidad de educación e incluso de evolución de la sociedad.

Al referirse a Venezuela, sostiene que el país cayó, lamentablemente, en una década, de ser referencia en toda América Latina, en desarrollo y despliegue de infraestructura de red, a una nación limitada, ocupando los últimos lugares de velocidad de acceso no sólo en Latinoamérica sino en el mundo.

La lentitud de programas banderas como la Red Nacional de Transporte, que generarán más 7 mil kilómetros de fibra óptica y la ausencia de políticas claras para la inversión privada han generado graves problemas a la infraestructura, que se está quedando atrás en comparación con Latinoamérica.

En un país con velocidades de acceso que en promedio no llegan a 1 Mbps por usuario es imposible entrar con paso firme la sociedad de la información y del conocimiento. Holmquist advierte en la entrevista que nuestros jóvenes serán en el presente y el futuro los principales afectados por el ya evidente atraso.

“Nuestros millenials (jóvenes entre 15 y 20 años) se están quedando muy limitados y su forma de entender los cambios de nuestra sociedad es distinta a las que tienen los jóvenes de países con mejores conexiones de Internet, los cuales no están exclusivamente en los países más desarrollados”, comentó Holmquist

Y es que según sus datos, Latinoamérica nos dejó atrás en cuanto a velocidad de acceso a Internet. Una realidad que golpea de frente a nuestros jóvenes. (Vía)