Tecnología
Impresión 3D, nanotecnología y robótica, claves para la economía mundial
Tecnología

La innovación en la impresión 3D, la nanotecnología y la robótica tienen el mayor potencial dentro de la economía mundial del futuro, dijo hoy la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

 

Expertos de la organización revelaron en una rueda de prensa que los países que concentran el 75 % de las solicitudes de patentes en esas industrias son Japón, Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido y Corea del Sur.

 

En el ámbito de la robótica, las empresas japonesas destacan sobre el resto, ya que suponen ocho de los diez mayores solicitantes de patentes con Toyota a la cabeza (4.189 solicitudes desde 1999), seguida de la firmas Honda, Nissan, Denso, Hitachi, Panasonic, Yaskawa y Sony.

 

La alemana Bosch y la coreana Samsung completan la lista.

 

Las compañías estadounidenses lideran las solicitudes de patentes de impresión 3D, con 3D Systems en el primer puesto con 200 solicitudes acumuladas desde 1999.

 

A las estadounidenses Stratasys, General Electrics y United Technologies, se les unen las alemanas Siemens, MTU Aero Motores y DEOS, y las japonesas Mitsubishi, Hitachi y Toshiba.

 

En cuanto a las empresas peticionarias de patentes de nanotecnología, la surcoreana Samsung encabeza la lista con un total de 2.578 solicitudes desde 1999.

 

Este registro lo completan IBM, la Universidad de California, Hewlett-Packard y las japonesas Nippon Steel, Toshiba, Canon, Hitachi, Panasonic y TDK.

 

De manera general, la OMPI considera a Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Alemania, Reino Unido y Francia como los países industrialmente más avanzados gracias a las inversiones que han realizado en innovación a lo largo de todo del siglo XX y hasta ahora.

 

En su informe titulado “Innovación revolucionaria y crecimiento económico”, presentado hoy la OMPI, equiparó la evolución que se está experimentando en las áreas de la impresión 3D, de la nanotecnología y de la robótica con lo que representó en el pasado el desarrollo de la industria aeronáutica, de los antibióticos y de los semiconductores.

 

A esta idea se refirió el director general de la OMPI, Francis Gurry, al señalar que “los avances tecnológicos del pasado han sido parte esencial de las expansiones duraderas en la producción económica”.

 

Añadió que es necesario seguir apostando por la innovación “especialmente en períodos de débil crecimiento económico” como el que atraviesa la economía mundial desde 2008.

 

Para Gurry hay un vínculo “visible” entre el crecimiento económico y la innovación, aunque normalmente “la innovación tarda años y hasta décadas en trasladarse al crecimiento económico”.

 

Aun así, el periodo que transcurre entre la creación de un producto o servicio y su comercialización se está acortando.

 

Entre los países emergentes, sólo China se acerca a los países más industrializados en cuanto al nivel de solicitudes de patentes de nanotecnología, impresión 3D y de robótica, con un 25 % del total en estos dos últimos ámbitos. EFE