Tecnología
Pebble Time: Smartwatch simple
Tecnología

Antes del Apple Watch estaba el Pebble, un smartwatch que logró cosechar la increíble cifra de 10,3 millones de dólares en Kickstarter, y hasta triunfar sobre la plataforma Android Wear de Google. Es el mejor smartwatch del mundo según muchos especialistas. Llevo seis días probando su sucesor, el Pebble Time, y es el smartwatch más divertido que he probado hasta la fecha.

¿Qué es?

Es un reloj de pulsera dotado de un pequeño ordenador en su interior, y de una pantalla de tinta electrónica en color de 1,25 pulgadas de diagonal. Te informa de las notificaciones que llegan a tu smartphone, y te da acceso al calendario y a un puñado de pequeñas aplicaciones. Funciona tanto con Android como con iOS, y cuenta con cuatro botones para moverte por los menús y seleccionar cosas. Un micrófono permite contestar de viva voz a mensajes de texto y correos electrónicos.

Sus correas de 22 milímetros son intercambiables y compatibles con cualquiera en ese popular formato. Lleva también un puñado de sensores que lo convierten en un cuantificador deportivo básico, pero con la suficiente resistencia al agua como para nadar con él puesto. A diferencia del Pebble original, no tiene límite al número de aplicaciones que puedes instalar.

¿Por qué es importante?

Tanto Apple como Google están tratando de vender potentes ordenadores de muñeca capaces de gestionar versiones reducidas de las aplicaciones para sistemas operativos móviles. Pebble piensa diferente. El nuevo Pebble no se siente mucho más potente que una calculadora científica, pero a cambio tiene una batería que dura cerca de una semana en vez de uno o dos días. Además, y esto es lo crucial, es tremendamente sencillo de usar.

¿Por qué esto no es un análisis al uso?

No he pasado el tiempo suficiente con el Pebble Time. Tan solo cinco días completos si incluimos también un perezoso fin de semana de Memorial Day. Además, todavía no se puede comprar uno en sentido estricto. Solo lo tienen (o lo tendrán) 78.000 personas que han colaborado en su financiación colectiva en Kickstarter, y lo tienen independientemente de lo que yo diga aquí. Pebble no lo venderá en tiendas hasta que todos los clientes de Kickstarter hayan recibido el suyo.

Además, el Pebble Time es un producto muy, muy limitado a día de hoy.

Diseño

Comparado con el Apple Watch o el LG Watch Urbane que pude probar recientemente, el Pebble Time se siente un poco barato. Es un smartwatch de plástico donde otros ya utilizan metal. Con todo, también cuenta con un estiloso marco metálico y una pantalla de cristal de calidad. No es que sus componentes sean malos ni nada parecido. De hecho, creo que la correa de silicona es simplemente fantástica. Es casi tan suave y agradable como la del Apple Watch.

Honestamente, me gusta como se asienta el Pebble Time en la muñeca. Es más delgado que la mayor parte de smartwatch y tan ligero que olvidas que lo llevas. También está más equilibrado y proporcionado que los ladrillos metálicos que otros fabricantes están intentando vender. El modelo blanco que estoy probando no parece caro, pero sí tiene estilo.

Probamos el Pebble Time: ¿por qué los smartwatch no son así de simples?

Solo hay dos cosas que no me gustan, y son sorprendentemente las mismas dos cosas que no me gustaban del Pebble original:

  1. Los botones son terriblemente rígidos
  2. Los imanes del cable de carga son muy débiles, lo que los hace poco fiables a la hora de mantener el reloj cargando correctamente.

Me alucina que los principales fallos del Pebble original sigan estando ahí, sobre todo ahora que la competencia se ha puesto realmente fuerte. Todos los Android Wear que he probado tienen un cargador más estable y seguro, y no ha habido uno solo de estos seis días que no haya echado de menos la rueda de scroll del Apple Watch.

Probamos el Pebble Time: ¿por qué los smartwatch no son así de simples?

Comparado con otros smartwatch, la pantalla de 1,25 pulgadas del Pebble Time parece realmente pequeña. El enorme marco a su alrededor no ayuda a disipar esa sensación. Puede dar problemas s la hora de leer los textos más pequeños (Pebble asegura que hay una función para mejorar la legibilidad en camino) y no se pueden leer textos completos.

La retroiluminación también es bastante débil. El Pebble Time usa una pantalla de tipo Transflectivo que refleja parte de la luz y eso la hace muy cómoda de leer a plena luz del día. Sin embargo, en condiciones ambientales más oscuras puede ser difícil de leer en ocasiones. Poco a poco me voy acostumbrando, pero para algunos será un factor en contra definitivo.

Utilizando el Pebble Time

¡La interfaz de usuario del Pebble Time tiene tanto sentido! Todo sucede en dos columnas, una para las aplicaciones, y otra para la línea temporal, nuestro timeline.

Probamos el Pebble Time: ¿por qué los smartwatch no son así de simples?

Para navegar adelante y atrás en el timeline simplemente hay que pulsar los botones arriba y abajo. Ve hacia adelante, y verás los próximos eventos del calendario, las alarmas los recordatorios o los partes meteorológicos de mañana y tarde. Ve hacia atrás y encontrarás tus llamadas perdidas, tus alarmas previas, tareas completadas, etc. Puedes avanzar dos días hacia atrás o hacia adelante desde el día en el que estás.

Si pulsas el botón de seleccionar entrarás aun nivel más profundo donde encontrarás información más detallada ¿Quieres información meteorológica o saber por qué la alarma se ha desactivado? Ese es el nivel. Si pulsas el botón atrás volverás a donde estabas en el timeline. Se puede interactuar con otros elementos del timeline pulsando el botón select otra vez.

Hasta aquí la columna de timeline. Para acceder a la de aplicaciones solo hay que pulsar el botón derecho desde la pantalla principal, no desde un evento del calendario. Desde ahí se accede a una larga lista con todas las aplicaciones que tengamos en el Pebble. Si mantenemos pulsados los botones de dirección podemos hacer zoom por las aplicaciones. De nuevo, el botón derecho nos adentra en la aplicación y el izquierdo no devuelve a donde estábamos.

Si todo esto suena un poco a Android Wear o al Apple Watch es porque tiene elementos de ambos. Hasta Android Wear tiene dos columnas ahora: Aplicaciones a la derecha, y Google Now en la columna de la izquierda. Todas las interfaces gráficas para smartwatch de los principales fabricantes separan la información de las notificaciones automáticas de las aplicaciones instaladas, y no es una mala idea en absoluto.

Lo que hace especial al Pebble es que se las apaña para que siempre encontremos lo que estamos buscando. Google Now, por citar un ejemplo, nos muestra tarjetas salidas de la nada sugiriendo información que cree que nos puede resultar útil (resultados deportivos, negocios locales, etc…). Desliza esas tarjetas fuera de la pantalla y desaparecerán para siempre. Apple, por su parte, esconde esa información en sus Glances y dentro de las aplicaciones y es confuso navegar por todo ello. Con Pebble, en cambio, los resultados deportivos están exactamente a la hora que los viste en el timeline. Solo haz scroll y los encontrarás.

Además, siempre puedes presionar los botones de arriba y abajo como accesos directos a cualquier aplicación de tu elección, lo que soluciona un viejo problema de los smartwatch: hacer que el acceso sea más rápido que hacerlo con el móvil.

Su trágico fallo

Lo más terrible sobre Pebble es tener que depender completamente de los desarrolladores de aplicaciones para hacer útil esa interfaz tan genial con la que cuenta. Gracias a alianzas con ESPN, Foursquare y algunos otros, puedo ver esos resultados deportivos, el estado del clima o los check-ins de mis contactos, además de mis eventos de calendario… pero eso es todo. Mi Timeline se siente algo vacío, y eso es porque Pebble está a merced de Google, Apple y los desarrolladores de aplicaciones para todo lo demás.

Probamos el Pebble Time: ¿por qué los smartwatch no son así de simples?

Pebble no es Google. No tiene servidores gigantescos ni bases de datos llenas con toda la información del mundo. No está constantemente indagando en mi calendario y correo electrónico para así poder mostrarme información de mi próximo vuelo justo en el momento justo, sin que se lo pida. Tampoco puede ofrecerme la dirección en la que se llevará a cabo mi próxima reunión. Aunque el nuevo Pebble Time cuenta con un micrófono, no hay ningúnGoogle Now, Siri o Cortana que me ayude ni que obedezca a mis órdenes de voz desde mi muñeca, para rápidamente realizar algunas acciones.

Y tampoco puedes controlar servicios de Google o Apple con los botones del reloj. Aunque el Pebble Time sí te deja archivar mensajes en Gmail e incluso responderlos usando mensajes programados, emoji o incluso con reconocimiento de voz (aunque el dictado no funciona del todo bien), no puedo leer mis correos electrónicos sin tener que sacar el móvil de mi bolsillo. No puedo simplemente responder “Sí” a invitaciones del calendario con un toque. No puedo iniciar navegación hasta un destino incluso aunque la dirección a la que me dirijo esté allí, en la pantalla del reloj. Extraño estas cosas.

Pero no las extraño tanto como habría imaginado.

Probamos el Pebble Time: ¿por qué los smartwatch no son así de simples?

El lado positivo

El Pebble Time es divertido. Es acogedor e intuitivo de una forma que ningún otro reloj lo es. Parte de esto se debe a que siempre está encendido, la pantalla no necesita apagarse para ahorrar energía de la batería.

Esto también se debe a esas pequeñas animaciones caricaturescas en la interfaz que dan vida al Pebble. El descartar notificaciones se representa como una pequeña y linda trituradora de papel. Las respuestas se muestran como un avioncito de papel alejándose de ti. Un perezoso adormecido aparece en pantalla si no tienes nada programado en tu agenda. Estas animaciones ayudan a disimular el retraso o lag que suele sufrir el reloj, pero también aportan mucho más que eso.

Probamos el Pebble Time: ¿por qué los smartwatch no son así de simples?

También cuenta con una comunidad de desarrolladores independientes con un nivel de creatividad increíble. Es cierto, no puedo acceder a Google Maps desde mi Pebble, pero un genio hizo una aplicación que detecta cuando inicio la navegación en mi teléfono, y comienza a mostrar las direcciones en la pantalla del reloj. Otra aplicación me permite controlar mi termostato desde la muñeca (incluso cuando no hay app de Nest oficial para Pebble), e incluso existe LetsMuv que hace un seguimiento de mis horas de sueño.

Probamos el Pebble Time: ¿por qué los smartwatch no son así de simples?

Eso sin mencionar las increíbles interfaces para el reloj que ha creado la comunidad.

Y aunque estoy preocupado de que estos desarrolladores puedan mudarse a Android Wear o el Apple Watch donde los beneficios pueden ser mayores, creo que Pebble está haciendo lo correcto con su App Store: cuando buscas alguna aplicación en ella, solamente vas a ver herramientas y juegos que apetece añadir a tu dispositivo de muñeca, nada más. Aún no puedo entender por qué Apple y Google decidieron esconder sus aplicaciones de reloj dentro de aplicaciones parasmarpthones y tablets, lo cual significa que no podrás pasear por una App Store llena de cosas solo para tu reloj, ni saber cómo de buena o mala será, dado que las reseñas que verás en pantalla hablan de la aplicación para smartphones.

La mejor parte del Pebble es descubrir todo lo que puede hacer tu reloj.

Algunas notas de la reseña

  • Solo probé el Pebble Time con un teléfono Android, no con un iPhone, pero los responsables de este reloj admiten que la experiencia en iPhone es inferior en algunos aspectos. Por ejemplo, no permite responder correos usando solamente tu voz.
  • Aún no he podido probar correctamente la duración de la batería, pero sí que pude comprobar que el Pebble Time se quedó sin batería después de tres días, eso sí, de uso muy intensivo
  • Se recarga bastante rápido. Personalmente lo llegué a conectar cada mañana mientras me duchaba y ese tiempo era suficiente para mantenerlo siempre encendido, y no tener que dejarlo cargando una vez cada tres días durante toda la noche.
  • Lo cual es genial, porque podía dormir con el Pebble en mi muñeca y así hacer seguimiento de mis horas de sueño y configurar la alarma para que vibrara el reloj y me despertara cada mañana, en lugar de usar mi ruidoso teléfono. Las alarmas silenciosas son geniales.
  • Usar Evernote para listas de tareas es excelente, al igual que lo puedes hacer en Android Wear o el Apple Watch.
  • Es resistente al agua hasta los 30 metros de profundidad, aunque yo solo lo he usado para ducharme (por ahora).
  • No es tan útil como Android Wear en el coche, porque no puedes darle órdenes usando la voz.
  • Me dijeron que este smartwatch contaría con una función de notas de voz. Aún no encuentro cómo usarla.
  • Parece depender mucho de la comunidad de desarrolladores como para comenzar a implementar algunas funcionalidades que ya deberían ser básicas en los smartwatches. Realmente extraño decirle que “Sí” a mis invitaciones de calendario desde mi muñeca.
  • Por mucho que me gusta eso de tener botones reales en vez de una pantalla táctil, estos botones no son tan buenos. Además, la interfaz de Pebble basada en columnas sin duda podría aprovechar una rueda para hacer scroll.
  • ¿Por qué no puedo desplazarme a través de mi Timeline o notificaciones como puedo desplazarme a través de las aplicaciones?
  • A diferencia del Pebble original, no puedes marcar los correos electrónicos de Gmail como leídos, solamente archivarlos.
  • Algunas aplicaciones para el reloj necesitan que también instales una aplicación en el teléfono, y a veces te recordarán que debes descargarla… incluso si ya la tienes instalada (lo cual puede ser molesto).
  • Me gustaría que las correas que trae por defecto el reloj (que me gustan bastante) contaran con una hebilla acolchada como el Apple Watch, para así no rayar mi escritorio o laptop cuando apoyo mi muñeca en ellos.

¿Debería comprarlo?

Bueno, en realidad no puedes a menos que ya lo hayas hecho. Hasta que todos los que financiaron el reloj en Kickstarter no reciban los suyos, el Pebble Time no saldrá a la venta. Además, creo que es bueno esperar un poco para ver si la plataforma recibe alguna actualización de software que solucione sus fallos, además de así dar más tiempo a que los desarrolladores que compraron el reloj hagan su magia. También pronto llegará el Pebble Time Steel de 300 dólares con un acabado más lujoso y mayor autonomía en su batería, y apuesto a que quisieras saber si vale la pena pagar un poco más por él. Finalmente, tanto Android Wear como el Apple Watch podrían ser mucho mejores para cuando todo lo anterior suceda.

De lo que sí estoy seguro ahora mismo es que el Pebble Time es una mejor elección ante mucho mejor, en todas las formas posibles, que el Pebble y el Pebble Steel. Sencillamente se siente mejor, y tomando en cuenta que sus antecesores eran smartwatches muy buenos, parece que el Time será el nuevo campeón en la familia. Honestamente, es el smartwatch con el que más me he divertido hasta la fecha, y en algunos aspectos incluso tiene mucho más sentido que sus rivales en el mercado. Ok, yo no daría 200 dólares por él, aún no, pero si te fascinan lossmartwatches, es difícil que hoy en día encuentres algo mejor.

Fuente: Gizmodo