Tecnología
Primeras pruebas en humanos de implantes de memoria digitales
Tecnología

“Una vida sin memoria no sería vida”, resumía el extraordinario Luis Buñuel. Una frase que encierra la humanidad de nuestros recuerdos, marcados irresolublemente con fecha de caducidad. Por ahora. Un neurocientífico estadounidense ha comenzado a probar en humanos unos implantes de memoria que podrían ayudar a combatir enfermedades como el Alzheimer y dignificar la última parte de la vida de cada ser humano.

Cada año millones de personas en todo el planeta sufren la horrible experiencia de perder parte de su memoria, ya sea por derrames, lesiones cerebrales que afectan especialmente a militares o jugadores de fútbol americano o boxeadores, enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o porque el tiempo pasa, que diría Silvio Rodríguez.

La vida es una cuestión circunstancial, de ahí que resulte imposible escapar a la pérdida de memoria por razones biológicas, pero un neurocientífico estadounidense trabaja duro para encontrar una “cura” electrónica.

Theodore Berger, un ingeniero en biomedicina de la Universidad de California del Sur, lidera un proyecto financiado por DARPA que intenta desarrollar un implante de memoria capaz de imitar el proceso que se produce en el cerebro cuando las neuronas guardan recuerdos a largo plazo.

“Hace mucho tiempo me dijeron que estaba loco”, explica Berger en declaraciones a MIT Technology Review. Su equipo responde al escepticismo con experimentos en el laboratorio, que de hecho han levantado una gran expectación durante las últimas semanas por sus resultados tanto entre los medios de todo el planeta como entre compañeros que antes le criticaban por su búsqueda de lo imposible.

Los investigadores de la Universidad de California del Sur (USC) ya han realizado pruebas con implantes de memoria en ratas y monos. Concretamente, se trata de un chip de silicio conectado por medio de electrodos a los cerebros de los animales. No se trata de recuperar los recuerdos perdidos por el paso del tiempo, sino de almacenar nuevos recuerdos vividos a largo plazo.

Aunque un implante de memoria en el cerebro humano para almacenar recuerdos suene a ciencia ficción, sobre todo por el episodio ‘The Entire History of You’ de la irreverente serie británica Black Mirror, Berger explica que sus experimentos no están demasiado lejos de, por ejemplo, los implantes cocleares que ayudan a las personas sordas o las prótesis en manos o piernas robóticas que reaccionan ante las señales del cerebro.

De todas formas, el cerebro resulta un misterio mucho más complejo del que todavía quedan muchos secretos por descifrar. El trabajo de Berger para desarrollar implantes de memoria se centra ahora mismo en cómo las neuronas del hipocampo transforman los recuerdos a corto plazo en largos y duraderos en el tiempo, ¿podría imitarse ese proceso como una ecuación matemática?

Después del éxito en las pruebas con ratas y monos, el equipo de Berger ha iniciado las primeras pruebas de los implantes de memoria en el cerebro humano. En concreto, los investigadores han sido capaces de desarrollar un algoritmo que es capaz de predecir el 80 por ciento de los patrones cerebrales que conducen a generar recuerdos a largo plazo en una serie de pacientes con epilepsia.

Aunque parezca esperanzadora, esa cifra todavía insuficiente para desvelar exactamente cómo trabaja el hipocampo para almacenar recuerdos a largo plazo. Sin embargo, Theodore Berger sueña ahora más que nunca con poder desarrollar un implante de memoria que pueda ayudar al cerebro humano. “Nunca pensé ver aglo así en humanos y ahora hablamos de cómo y cuándo hacerlo”, sentencia.

Fuente: Computerhoy