Tecnología
Samsung presentó tablet más fina y liviana
Tecnología

La batalla entre quién lidera con las tabletas más finas continúa. Samsung va a la cabeza con un modelo de 6,6 milímetros.

La colorida presentación de la Galaxy Tab S, el nuevo dispositivo de Samsung, se llevó a cabo en la sala de conciertos del emblemático Madison Square Garden.

La tableta saldrá al mercado a principios de julio, en bronce o blanco, a un precio de 399 y 499 dólares. Se venderá al público con pantallas Super Amoled en formatos de 8,4 y 10,5 pulgadas. Los colores con esta tecnología son más profundos y nítidos, y los negros más oscuros. La resolución es muy similar a la Tab Pro 10.1 y la calidad de la imagen es como la de las mejores televisiones.

Hasta el momento, la estrategia de la marca surcoreana para liderar ante Apple había consistido en la variedad de sus productos. La compañía ya ofrece un amplio abanico de tabletas desde siete a más de 12 pulgadas.

La visión de Samsung es la de un dispositivo para consumir y disfrutar del contenido, mientras que Microsoft apuesta por hacer de la tableta algo más productivo. “Es por ello por lo que la calidad de la pantalla ha pasado a convertirse en una característica primordial”, destacó en la presentación JK Shin, presidente ejecutivo de Samsung Electronics. “Proporcionaremos a los usuarios una experiencia de entretenimiento y de visionado única con colores más vivos”, agregó.

Además, la pantalla adapta la saturación y la nitidez en función de la aplicación que se esté utilizando, la temperatura de color del entorno y la luz del ambiente. De esta manera, se puede usar en el exterior en situaciones de exceso de luz. El gran reto para cualquier dispositivo electrónico que explota los colores es mejorar el rendimiento y mantener al máximo la vida de la batería. La pantalla Super Amoled permite 11 horas de vida.

En cuanto al diseño, es similar al del teléfono Galaxy S5. En el caso de la tableta grande, el peso es de 465 gramos. La pequeña queda en 294 gramos. Cuenta con una cámara frontal de 2,1 megapixels de alta definición y se eleva a ocho en la trasera. En el interior, la nueva tableta tiene un procesador de ocho núcleos Exynos 5 Octa, aunque en algunas regiones equipará un Qualcomm Snapdragon 800. La gran pregunta era si el nuevo dispositivo iba a conservar el sistema operativo Android o si iba a utilizar el nuevo que ha desarrollado para las tabletas. Mantiene el de Google.

Similar a lo que recientemente reveló Apple con el sistema operativo para móviles iOS 8 y el OS X Yosemite para ordenadores, Samsung intenta que haya una convergencia entre sus dispositivos.

Para potenciar la multitarea, el usuario de la tableta puede hacer y recibir llamadas directamente desde sus teléfonos, sin tener que preocuparse de apagar las otras funciones.

También toma del teléfono Galaxy S5 el escáner de lector de huellas digitales. “La innovación en un mercado que crece tan rápido como el de las tabletas no puede ser una excepción”, insisten desde Samsung. “Seguimos creyendo en su potencial de mercado”, aseguran.