Tecnología
Un experimento capta hasta 195.000 emociones de dos hinchas en el clásico
Tecnología

Un experimento neurológico realizado ayer durante el clásico entre Barcelona y Real Madrid para medir las emociones que sentían dos aficionados de ambos equipos registró en total más de 195.000 registros emocionales y seis millones de reacciones fisiológicas a lo largo del partido en cada hincha.

El experimento “Marcador de emociones” fue llevado a cabo por OgilvyOne Barcelona y BitBrain en un programa de la televisión autonómica catalana TV3 y en este participaron los periodistas Joan Beumala y Siro López, seguidores de Barça y Real Madrid, respectivamente.

Según han informado los impulsores del experimento, ambos vieron el partido con un dispositivo en la cabeza, otro en las manos y unas gafas especiales, elementos que permitían medir la actividad eléctrica y registrar reacciones emocionales y cognitivas.

Entre los datos resultantes al utilizar esa “tecnología del neuromarketing”, destaca la “curiosidad” de que ambos aficionados se activaron más con los “impactos negativos”, pues generaron “mayor intensidad emocional con los goles en contra a sus respectivos equipos que con los goles a favor”.

Los goles fueron los instantes de mayor intensidad emocional en los sujetos y, concretamente, el momento más intenso en ambos hinchas fue el gol de Cristiano Ronaldo en el minuto 84 que dio la victoria al Madrid, traduciéndose en “euforia” y “alegría” en el madridista y en “frustración” e “indignación” en el azulgrana.

También paradójico fue que el lanzamiento de falta de ese mismo jugador en la primera parte tuvo incluso mayores niveles de tensión que el gol del azulgrana Gerard Piqué.

En un partido en que, según los datos registrados el hincha madridista sufrió más en el primer tiempo del partido, los analistas comprobaron que los dos aficionados “daban emocionalmente por bueno el empate”, tras el gol de Benzemá que igualaba el partido a los 62 minutos de juego.

“Los datos posteriores al gol del empate del Madrid revelan que los dos aficionados apuntaban emocionalmente a aceptar este resultado final. Eso explica -afirman los organizadores- que el gol de Cristiano haya sido el momento de mayor intensidad, especialmente doloroso para el seguidor culé, cuyo nivel de ira posterior al gol es incluso superior a la alegría de los madridistas”. EFE